Los cántabros han tenido que sudar de lo lindo este martes al salir a las calles.
Los cántabros han tenido que sudar de lo lindo este martes al salir a las calles. / Javier Cotera

Cantabria se derrite en septiembre

  • Los termómetros rompen las previsiones, superan los 36 grados y obligan a activar la alerta amarilla por galerna para este miércoles

Septiembre es un mes para despedirse del verano. Llegan las primeras lluvias, los días se nublan, las hojas empiezan a caerse para señalar la llegada del otoño. Pero este año en Cantabria ni agua, ni nubes ni árboles desnudos. Los termómetros se han puesto rebeldes y quieren están llenos de mercurio hasta que el sol aguante. Este martes se esperaban máximas de 35 centígrados en la región pero los pronósticos, con alerta amarilla incluida están para cumplirlos. A 37,3 grados han llegado a estar en Tama. Ha sido la temperatura máxima del día, una cifra nada usual por estas fechas pero que cumple con el episodio de altas temperaturas que invade estos días a toda España.

Ya desde primera hora se veía que el lorenzo iba a dar guerra. Tresviso, Castro Urdiales y Santander superaban los 20 grados centígrados. Solo era el primer aviso. Ríos secos, cosechas perdidas, menos leche en las vacas, y los vecinos como siempre en estos casos, buscando la sombra o refrescándose en el mar o en el río.

Y es que las temperaturas más altas de los últimos treinta años se han dejado notar muy mucho en la región. Tama se ha llevado el récord más ardiente al marcar 37,3 grados centígrados. Le ha seguido muy cerca Cubillo del Ebro, con 36.

En Torrelavega, también la sombra ha sido de lo más demandado. 32,7 grados. Y en Santander, la capital, el sol ha calentado hasta los 24,9 grados.

El panorama para este miércoles no cambiará mucho. La Aemet ha activado la alerta amarilla en Cantabria ante la previsión de galerna, por lo que el servicio de emergencias 112 recomienda extremar la precaución en la mar y en las zonas costeras.

Los metereólogos son optimistas con los datos en la mano. "Las temperaturas empezarán a remitir por el oeste, por Galicia y Portugal", y "tanto las máximas y las mínimas se suavizarán y se empezará a notar una mejoría por la noche". El jueves desaparecerá este "episodio inusual", pronostican desde Aemet.