Las ejecuciones hipotecarias en Cantabria aumentan. / Roberto Ruiz