Cantabria quiere savia nueva para sus campos

Joven agricultor en un invernadero de Gama.
Joven agricultor en un invernadero de Gama. / Roberto Ruiz
  • El Gobierno destina 6,4 millones de euros en ayudas que benefician a jóvenes agricultores y a las instalaciones que quieran mejorar su estado

El Gobierno cántabro, a través de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, ha aprobado en su reunión de esta semana la adjudicación de las ayudas a la primera instalación de agricultores jóvenes y para la modernización de las explotaciones agrarias en la región, por un importe total de más de 6,4 millones, en concreto 6.436.511 euros, cofinanciados por la propia de Comunidad Autónoma; el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), y fondos europeos.

El reparto por administraciones de este total es de 1.638.275 euros con cargo a los presupuestos de la región, 601.232 euros a través del Magrama y 4.197.002 euros que serán aportados por el Feader (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural).

Según se recoge en el acuerdo, se repartirán 3.431.900 euros entre 87 beneficiados por la línea A, Primera Instalación de Agricultores Jóvenes, de ayudas tendentes a contribuir a la mejora de vida y trabajo de los agricultores y al rejuvenecimiento del sector agrario en Cantabria.

Otros 2.965.187,78 euros irán destinados a 104 beneficiarios, correspondientes a la línea B, Planes de Mejora, dentro del programa de mejora de las estructuras y a la adaptación de las explotaciones.

Finalmente y con 39.423,38 euros, se subvencionan los gastos de actuaciones de prevención de los daños producidos por el lobo ibérico y el oso pardo, que recibirán 72 personas.

Todos estos expedientes se tramitarán mediante un informe del Comité de Valoración, seguida de una Propuesta de Resolución, que tendrá en cuenta el certificado de cumplimiento de los requisitos exigidos, además del preceptivo informe de Intervención.

Las ayudas a la primera instalación de agricultores jóvenes y modernización de explotaciones agrarias tienen un doble objetivo, como la promoción y rejuvenecimiento del empleo mediante la incorporación profesional de jóvenes al medio rural, y el impulso a la modernización de las explotaciones y la mejora de su competitividad.

Los beneficiarios son jóvenes mayores de 18 años que desean iniciar una actividad profesional en el medio rural y presentan un plan empresarial, o profesionales en activo que buscan modernizar o mejorar su explotación, siendo titulares de la misma, destinándose a estos efectos unas ayudas que alcanzan los 3,6 millones de euros para los supuestos de primera instalación y 2,8 millones para los planes de mejora.

Requisitos

Por otro lado, entre los requisitos exigibles a los beneficiarios de primera instalación figura la de tener la capacitación profesional suficiente, estar dados de alta en el Registro de Explotaciones Ganaderas (REGA) y/o en el de Agrícolas (REA), y cumplir las normas en materia de medio ambiente y de bienestar animal.

Respecto a las modalidades de instalación en explotación, existen la A, inscrita o a inscribir en el Catálogo de Explotaciones Agrarias de Cantabria, y la B, que es aquella agraria no prioritaria con orientación productiva distinta del ganado vacuno.

La cuantía de las ayudas comprenderá una prima básica y otra complementaria variable, cuya cuantía dependerá del plan empresarial aprobado.

En la modalidad A, la prima básica es de 20.000 euros, mientras que la complementaria oscila entre los 3.000 euros para una inversión y/o gasto menor al 125% y mayor o igual al 100% de la prima básica, pudiendo llegar a los 24.000 euros si la inversión y/o gasto es igual o mayor al 220% de la prima básica.

La modalidad B, por el contrario, parte de una prima básica de 12.200 euros, mientras que la complementaria puede variar entre los 1.800 euros para una inversión y/o gasto menor al 133% y mayor o igual al 100% de la básica, alcanzando los 14.400 euros si la inversión y/o gasto es igual o mayor al 200% de la prima básica.

Los requisitos para los beneficiarios de Planes de Mejora o de modernización de sus explotaciones son los de ser agricultor profesional, con edad entre los 18 años cumplidos y no haber alcanzado los 65, y estar dado de alta en el Sistema Especial para trabajadores por cuenta propia agrarios del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, además de poseer la capacitación profesional suficiente.

Por lo que se refiere a la cuantía de las ayudas para los Planes de Mejora, puede alcanzar hasta el 40% de la inversión solicitada, al que se le podrá añadir otro 10% en los casos de titulares de explotaciones ubicadas en zonas de montaña y zonas incluidas en la Red Natura 2000, o para aquellos titulares de explotaciones que tengan la condición de agricultor joven y no lleve establecido más de 5 años.

Por último, los importes máximos dependerán de si el titular es una persona física o una persona jurídica: en el primer caso, 100.000 euros por cada Unidad de Trabajo Agrario (UTA), con el límite de dos UTAS y 200.000 por explotación. En el segundo, la ayuda cubrirá hasta un máximo de 4 socios AP (Agricultor Profesional), con un máximo de 800.000 euros por explotación.