El servicio de ambulancias registra sólo cuatro quejas por cada 10.000 traslados

El servicio de ambulancias registra sólo cuatro quejas por cada 10.000 traslados
/ Andrés Fernández
  • El Servicio Cántabro de Salud se muestra «satisfecho» e informa a empresa y sindicatos de que «primará la calidad sobre el precio» en la nueva adjudicación

Lejos de encontrar motivos por los que preocuparse, el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Julián Pérez Gil, considera que el transporte sanitario en Cantabria «funciona muy bien», como lo corrobora el hecho de que registre «sólo cuatro reclamaciones por cada 10.000 traslados programados y dos por cada 10.000 servicios de urgencia» y de que «se hayan mejorado los indicadores que miden los tiempos de respuesta de las ambulancias y UVI móviles». Pero además sostiene que los propios profesionales (conductores y técnicos de ambulancia), a través de sus representantes sindicales, «me han trasladado que han visto mejoradas sus condiciones laborales en los últimos años» de la mano de Ambuibérica, adjudicataria que actualmente disfruta de una prórroga de un año.

«Han experimentado un avance importante respecto a la anterior concesionaria. Lo que no se entiende es cómo aguantaron entonces sin plantear un conflicto cuando su situación era de las peores de España», señala Pérez. Precisamente, después de la intensa negociación de más de un año librada entre patronal y sindicatos para sacar adelante el convenio colectivo (se firmó en agosto), en un momento en el que la Administración ultima el pliego de condiciones de concurso público que renovará la concesión y, con la denuncia de irregularidades en el servicio a cargo de USO –el único sindicato del comité que no suscribió el convenio– de fondo, el gerente convocó esta semana una ronda de reuniones con todas las partes, por separado, para hacer balance de la situación y despejar dudas. Primero recibió a los sindicatos firmantes del convenio –SCAT y UGT–, que le trasladaron varias propuestas de mejora para incorporar al pliego en ciernes y se aseguraron de que se respetará el avance en sus condiciones laborales, porque su «miedo» es «el descuelgue de una adjudicación a la baja».

Contratos en prácticas

El gerente reiteró la promesa que hizo meses atrás y garantizó que «se respetarán las condiciones recogidas en el convenio». Más tenso fue el encuentro con los delegados de USO, que le informaron uno por uno de los motivos de sus críticas, como la «precaria situación» del personal en prácticas, que «trabaja horas de más con sueldos irrisorios». Pérez destacó que desde la llegada de Ambuibérica se han hecho 59 contratos indefinidos a trabajadores en prácticas, pero no obstante se comprometió a estudiar las reclamaciones de este sindicato en las reuniones periódicas que mantiene con la empresa vallisoletana «para intentar mejorarlas o solucionarlas», aunque –recalca el gerente– «la mayoría de los temas que se nos plantean son cuestiones laborales, no del servicio, con lo cual deben solucionarlas directamente con la compañía».

Precisamente con los responsables de Ambuibérica se entrevistó el gerente el pasado miércoles. «La empresa me ha reconocido que la negociación del convenio ha sido dura, pero están conformes con el resultado. Y nosotros también, puesto que da estabilidad al servicio. Te garantiza que no va a haber conflicto laboral en los próximos cuatro años», subraya. Pérez coincide con la empresa en que «el servicio que están prestando es correcto». Y dado que se están ultimando las condiciones técnicas y económicas de licitación, «hemos transmitido tanto a la actual adjudicataria como a los sindicatos que vamos a primar la calidad frente al precio». El gerente confía en que este mismo mes la asesoría jurídica dé luz verde al documento y que se convoque el concurso público en octubre con el objetivo de que se haga efectiva la nueva adjudicación en mayo de 2017.