Plantas cántabras para limpiar las aguas de los pueblos

Plantas cántabras para limpiar las aguas de los pueblos
/ Celedonio Martínez
  • El Gobierno regional pondrá en marcha seis fitodepuradoras piloto en los próximos tres años para depurar aguas residuales de estabulaciones, dos de negocios hosteleros y dos de de queserías

Cantabria prevé poner en marcha otras seis fitodepuradoras piloto en los próximos tres años, que se sumarán a la que puso en funcionamiento en junio de 2015 en el núcleo rural de Valdeprado de Liébana, en Pesaguero, todas ellas enmarcadas en el proyecto 'Lamizal', que desarrolla la Asociación RÍA junto al Gobierno de Cantabria.

El objetivo de este de I+D+i es evaluar el potencial depurador de aguas residuales de las plantas macrófitas, que son las que crecen de manera natural en los humedales, y sobre todo de algunas de sus especies concretas, como la autóctona 'cares paniculata común', y desarrollar una técnica ecológica y más económica que las convencionales que sea una alternativa para el saneamiento de los núcleos rurales más pequeños.

De estas nuevas fitodepuradoras que se pretenden implantar, dos estarán dirigidas a tratar las aguas residuales de sendas estabulaciones ganaderas; otras dos para los lactosueros de sendas queserías, las restantes para dos negocios de hostelería, uno en la zona de montaña y otro en litoral, ubicados fuera de núcleos de población.

Así lo han anunciado este martes, en rueda de prensa, la vicepresidenta de Cantabria y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos y el presidente de la Asociación Ría, Diego Cicero, quien ha explicado que el objetivo es poner en marcha dos cada año.

Estabulaciones, negocios hosteleros y queserías

Concretamente, en este momento se están acabando de redactar los proyectos de las dos fitodepuradoras de los negocios de hostelería, uno de los cuales será, según está previsto, la Venta Pepín, de Pesaguero, ubicado a 900 metros de altura, y el otro, aunque se está estudiando, podría ser uno de Ribamontán al Mar, y el objetivo es ponerlas en marcha en 2017.

El año que viene se trabajará también en la elaboración de los proyectos para las otras dos fitodepuradoras que se quieren poner en marcha en 2018, que serán o bien las de las estabulaciones o la de las queserías.

Además de estar elaborando, en estos momentos, los proyectos de las dos fitodepuradoras de los negocios hosteleros, se está realizando un seguimiento de la ya puesta en marcha de Pesaguero.

Otras líneas del proyecto 'Lamizal'

Ha explicado que aún ha pasado "poco tiempo" y los resultados aún no son "concluyentes" y cree que habrá que esperar "hasta finales de este año".

A pesar de ello, ha avanzado que actualmente la fitodepuradora de Valdeprado ya ha sido "colonizada" por anfibios en la parte en la que el agua ya está depurada.

Además, se está usando esta fitodepuradora para investigar el potencial depurador de una especie de la 'cares paniculata común', una especie de planta macrófita autóctona y cosmopolita que crece de forma natural entre los 0 y 2.500 metros de altitud de todo el continente europeo.

Por esta presencia, el uso de esta especie podría existir una "proyección enorme", no solo en Cantabria sino en toda Europa si se demuestra que es "tan o más eficientes" que otras especies.

Por ello, se está realizando un seguimiento bimensual del desarrollo vegetativo de esta planta y se está examinando, junto al Centro de Investigación del Medio Ambiente de Cantabria (CIMA), 14 puntos de muestreo del agua residual, antes, durante y después de pasar por la fitodepuradora.

Por otra parte, otra de las líneas de trabajo que se está llevando a cabo es el desarrollo e innovación de nuevas tecnologías "más baratas", "más resistentes" y duraderas" para implantar estas plantas macrófitas en los canales de las fitodepuradoras y también de fórmulas para un mantenimiento "más eficiente" y "rápida" de las fitodepuradoras para que pueda llevarlo a cabo un solo operario sin cualificación específica.

De hecho, ha señalado que el primer año de trabajo confían en tener diseñados, fabricados, testado y en trámite de patente los prototipos de unos nuevos mecanismos para la implantación de plantas en los canales y uno para el mantenimiento de la fitodepuradora. Además, se trabaja en la elaboración del primer artículo científico para su publicación.

El Gobierno regional, "muy esperanzado" en el proyecto

Díaz Tezanos ha asegurado que el Gobierno regional está "muy esperanzado" con este proyecto por las posibilidades que ofrece de implantar este tipo de humedales artificiales para la depuración de aguas residuales de pequeños núcleos de población, sobre todo aquellos que tienen menos de 250 habitantes.

La vicepresidenta y consejera de Medio Ambiente ha explicado que el 90% de la población de Cantabria, la que reside en las grandes aglomeraciones urbanas de más de 2.000 habitantes y la "mayoría" de las de 250 cuentan con sistemas "adecuados" de saneamiento y depuración de sus aguas con capacidad para absorber el incremento de población previsto hasta 2040.

Sin embargo, ha recordado que en Cantabria tiene núcleos de población dispersos en zonas de alta montaña o de alto valor ecológico para los que hasta este momento se optaba por fosas sépticas, infiltración en el terreno o líneas de fango para sus aguas residuales, técnicas que, según Díaz Tezanos, han resultado "ineficaces e insostenibles".

De hecho, ha asegurado que un 54 por ciento de éstas están fuera de servicio porque su mantenimiento recae en pequeños ayuntamientos que en la mayoría de los casos carecen de recursos económicos y tambihén de técnicos especializados para mantenerlas operativas.

Ante esta situación, ha recordado que el Plan de Abastecimiento y Saneamiento de Cantabria (PAS), aprobado en la pasada legislatura por el anterior Ejecutivo regional (PP), se considera un "imperativo" el desarrollo de soluciones "eficientes y sostenibles" para depurar las aguas residuales de estos pequeños núcleos.

Así, ha seañado que Cantabria ha decidido "apostar por la investigación, desarrollo e innovación", una línea en la que se encuadra el proyecto 'Lamizal', que cuenta con financiación del Ejecutivo regional.

Además, el representante de Ría ha señalado que se intentarán conseguir fondos europeos para el desarrollo de este proyecto.

Muchos beneficios y una "sola" desventaja

En la rueda de prensa, Cicero ha explicado que la Asociación RÍA ha detectado hasta 24 ventajas de usar fitodepuradoras frente a las convencionales y una "única" desventaja: la necesidad de importantes superficies que requieren para su instalación.

Una de las ventajas de estas fitodepuradoras es su menor coste de construcción y mantenimiento menor que las convencionales.

Así, como ejemplo, Díaz Tezanos ha explicado que la fitodepuradora construida en Valdeprado de Liébana, que da servicio a unos 70 habitantes, ha tenido un coste de construcción de 50.000 euros frente a los 150.000 de una convencional.

Además, su coste de mantenimiento es de poco más que 260 euros al año en comparación con los 2.700 de una convencional.

En este sentido, ha señalado que en el municipio de Pesaguero hay once pueblos con unas características "similares" a la de Valdeprado de Liébana, en los que si se implantase el sistema de depuración Lamizal el coste sería de 2.882 euros anuales, mientras que si se optase por uno convencional serían de 30.000.