Todo por la Bien Aparecida

fotogalería

Las tradiciones y trajes regionales, protagonistas a la entrada del Santuario. / R. Ruiz

  • Miles de peregrinos desafían a la lluvia y al viento para honrar a la patrona de Cantabria

Las condiciones meteorológicas de este jueves, con rachas fuertes de viento y lluvia intermitente, han deslucido este año los actos programados en honor a la virgen Bien Aparecida, patrona de Cantabria, cuya misa principal se ha tenido que celebrar en el interior del Santuario. Pese a ello, miles de peregrinos no han querido perderse su tradicional cita con la Buena Madre y han caminado desde la madrugada hacia el templo de Hoz de Marrón por las 15 estaciones que contempla el Vía Crucis desde Ampuero.

Hasta allí también se ha desplazado, como suele hacer "desde hace 50 o 60 años", el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quien ha lamentado que la Bien Aparecida hoy haya preferido atender la "sequía pavorosa" que padece la región a favorecer "un día agradable", con la celebración de la procesión de la Virgen y las actuaciones folclóricas en la campa.

El presidente cántabro ha asistido este mediodía a la misa mayor junto a la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, el consejero de Presidencia, Rafael de la Sierra, y los consejeros de Educación, Cultura y Deporte y de Economía, Hacienda y Empleo, Ramón Ruiz y Juan José Sota, respectivamente. También ha acudido el presidente del PP de Cantabria, Ignacio Diego, así como diputados, alcaldes de distintos municipios y otras autoridades civiles y militares.

Ceremonia litúrgica

En la ceremonia litúrgica, el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, en compañía de sacerdotes de la diócesis que preside y de religiosos de la orden de los Trinitarios, ha resaltado el papel de la Virgen María como "reina y madre de misericordia". "Toda su vida estuvo orientada al descubrimiento, la contemplación y realización de la misericordia de Dios y desde su experiencia nos enseña que la misericordia es el atributo fundamental de Dios", ha afirmado.

Por otro lado, el obispo ha recordado que el actual Plan Pastoral se sigue basando en "una Iglesia Diocesana en conversión y en salida" hacia los más desfavorecidos, donde la familia cristiana adquiere un papel fundamental por su "amor".

Finalmente, Sánchez Monge ha recordado que a partir de abril de 2017 se celebrará el Año Jubilar Lebaniego con el lema "Nuestra gloria, Señor, es tu cruz", porque la "cruz es signo de vida, de esperanza y de gloria" para los que se unen al misterio pascual de Jesucristo.

Desde la seis de la mañana se han celebrado distintos actos litúrgicos en el santuario en honor a la Virgen Bien Aparecida y un grupo de sacerdotes ha confesado y atendido espiritualmente a los fieles.

Los primeros actos en honor a la patrona de la Comunidad Autónoma y de la Diócesis de Santander comenzaron el miércoles, día 14 de septiembre, con la tradicional ofrenda floral realizada por vecinos de Laredo y de la comarca del Asón.

El rosario de las antorchas

Durante esa jornada, por la noche, tuvo lugar también el rezo del conocido como 'Rosario de las Antorchas', una antigua costumbre piadosa que acoge la ermita de San Marcos, ubicada a unos 200 metros del santuario de Marrón.

La Virgen Bien Aparecida es patrona de Cantabria y de la Diócesis de Santander desde 1905, tras la declaración del Papa San Pío X, y la imagen que se venera, de solo 21 centímetros, fue encontrada en 1605 por unos niños pastores en una ventana de la ermita de San Marcos.

Este acontecimiento singular tuvo una gran repercusión en toda la región y desde entonces se llevan a cabo peregrinaciones a la montaña de Somahoz, naciendo así el santuario mariano.