Martín afirma que antes de final de año habrá «un acuerdo con Ryanair, seguro»

Colas ante el mostrador de Ryanair. La compañía acapara las mayores cifras en el Seve.
Colas ante el mostrador de Ryanair. La compañía acapara las mayores cifras en el Seve. / Roberto Ruiz
  • El Gobierno ha propuesto destinos en los países escandinavos, Marruecos o la Europa del Este para un convenio que se agota tras una negociación larga, «frágil» y sigilosa

Es una cuenta atrás y se le van acabando los números. Un quebradero de cabeza que lleva ya muchos meses en la agenda del Gobierno de Cantabria y que tarda en salir más de la cuenta. El convenio con Ryanair termina a finales de año y aún no se ha renovado tras unas largas negociaciones que se han llevado siempre con un halo de misterio y sigilo. «Son negociaciones muy frágiles», admite el consejero Francisco Martín, que asegura, en todo caso, que «antes de que acabe el año habrá un acuerdo, seguro». Pero sin concretar las condiciones. Algo que tampoco hacen desde la compañía. «Entiendo que no tendría que tardar», afirmó en una entrevista concedida a este periódico el responsable de Ryanair para el mercado español, José Espartero. Pero fue en abril y, desde entonces, no han vuelto a pronunciarse. Silencio. El mismo que rodeó durante años las condiciones de los contratos firmados por los diferentes Ejecutivos y las compañías aéreas hasta que El Diario desveló las cifras. Por el último, el que ha estado vigente desde octubre de 2012 hasta ahora, la aerolínea irlandesa cobraba 3,2 millones de euros al año en concepto de acuerdos publicitarios y promoción.

En privado, en Peña Herbosa, no es difícil escuchar que les gustaría tenerlo ya resuelto. Que se ha prolongado más de la cuenta y que, tal vez, algunas de las grandes ideas que se manejaron tengan que esperar. Todo, mientras mes a mes durante la temporada de verano -que en el mercado de las aerolíneas va, más menos, de marzo a octubre- las cifras del Seve Ballesteros se han clavado como un punzón en el costado del Gobierno. Todos saben que la caída tiene sólo un motivo: el 'efecto Ryanair' y la cancelación de buena parte de sus rutas. Y ese no es el mejor escenario para negociar. Por eso, y por unas exigentes condiciones de confidencialidad, las partes se limitan a decir que siguen «negociando». Mucha diplomacia.

«Hay que aclarar que el Gobierno autonómico no tiene ninguna competencia en el tráfico aéreo. Nosotros podemos apoyar políticas para tratar de aumentar ese tráfico y para intentar que una línea sea rentable, pero si no lo es, olvídate. Que nadie piense que el Gobierno puede decidir las líneas que se ponen», explica Francisco Martín. «Nosotros -prosigue para explicar cómo se desarrolla la negociación- podemos poner encima de la mesa algunos objetivos, proponer rutas, tratar de convencerles de su rentabilidad y ofrecer nuestro apoyo para promocionarlas. Pero la última decisión corresponde a la compañía aérea». En este sentido, según ha podido saber este periódico, sobre la mesa de negociación, el Ejecutivo ha puesto varios nombres. Posibles zonas a las que volar desde el Seve Ballesteros. Los países escandinavos, la Europa del Este o Marruecos. Novedades con respecto a lo que se ha ofrecido en los últimos años.

La empresa

La Dirección General de Turismo se encargaría de promocionarlos. Aquí y allí. Como han hecho, precisamente, con Berlín. Con acciones publicitarias en la propia ciudad alemana. Ese destino es lo más optimista a lo que agarrarse. En plena negociación y tras cancelar hasta seis rutas en verano, Ryanair anunció una nueva conexión para el invierno. Un gesto, sí. «Es verdad que Santander nos interesa», llegó a decir Espartero en la capital cántabra. Pero también dejó claro que una conexión con Madrid -una de las aspiraciones más sonadas del Gobierno que preside Miguel Ángel Revilla- no era «prioritaria» para sus intereses y que para hablar de una base en el Seve -otro de los grandes anhelos- era «demasiado temprano».

El silencio de la empresa esta misma semana respecto a la marcha de las negociaciones en Cantabria -no contestaron- contrasta con la 'gira' que están llevando a cabo por diferentes aeropuertos españoles anunciando nuevas rutas o aumentos de frecuencias para el próximo verano. Luxemburgo, Newcastle, Sofía, Glasgow, Wroklaw, Leeds... Nombres que se vinculan a los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Gerona... Pero nada sobre Santander.

Martín, en todo caso, tiene buenas palabras para la aerolínea irlandesa y su protagonismo en los últimos años de cara «a abrir más Cantabria al mundo» y al hecho de que los cántabros hayan podido viajar más que nunca en toda su historia. Del mismo modo, destaca que, con convenio o sin él aún, el abanico de destinos internacionales que ofrece el Seve es muy amplio. Y que siguen «reconstruyendo» con otras compañías el mapa nacional de destinos para cubrir las 'bajas'. «Antes de final de año habrá un acuerdo seguro y su sentido será bueno en todo caso», insiste respecto a Ryanair, pero en ese «bueno» no precisa si mejor, peor o igual que el que ya había. El que ha estado vigente los últimos cuatro años.

Un Comité de Seguimiento Local

Lleva tiempo en la carpeta de asuntos pendientes. Pero no acaba de arrancar. «Nuestra única intención es intentar estar unidos y luchar todos juntos por y para nuestro aeropuerto», explica la Asociación de Amigos de Parayas, que reclama una reunión con los grupos parlamentarios para la constitución de un «comité de seguimiento local». Este organismo, con partidos y agentes afectados directamente, analizaría la actualidad del Seve Ballesteros con la idea de convertirse en un foro de ideas y propuestas.