Torpeza, ‘paripé’, debilidad

El ritual ordena que al lunes siguiente de la Bien Aparecida y de San Cipriano, casi agotado el almanaque festivo que los líderes políticos han transitado de pueblo en pueblo durante el verano, el Parlamento y los partidos se desperezan para el nuevo curso. Para variar, esta vez el despertar se ha producido unos días antes, con la enérgica sacudida de una crisis en el seno del Gobierno PRC/PSOE.

La cabeza del director de Sodercán, el socialista Salvador Blanco, que Podemos exige para propiciar la aprobación de los Presupuestos 2017 está en el centro de un conflicto que tiene raíces más profundas en la complicada convivencia de los dos partidos. A un Gobierno pobre de recursos en una difícil coyuntura económica y sin mayoría parlamentaria, sólo le faltaba dañar su cohesión interna. El episodio de crisis puede ser una torpeza puntual o una maniobra calculada, pero constituye todo un síntoma de debilidad (...)

Continúa leyendo el análisis político de Jesús Serrera en su blog A Capella