El incendio de una cama en Valdecilla lo provocó una paciente de Psiquiatría

  • Hubo que desalojar toda la segunda planta del edificio Dos de Noviembre, en el que se ubica la unidad psiquiátrica, y el siniestro se solventó con éxito, sin daños personales y desperfectos únicamente en esa habitación

Una paciente ingresada en la unidad de Psiquiatría de Valdecilla ha prendido fuego a su cama, generando un incendio que obligó a desalojar toda la segunda planta del edificio Dos de Noviembre. No hubo que lamentar daños personales y los materiales se limitaron a esta habitación, que permanece cerrada y precintada a la espera de que se reparen los desperfectos y se disipe por completo la humareda.

El incendio se ha producido este miércoles entre las ocho y las ocho y diez de la mañana, en una habitación doble de Psiquiatría en la que, en ese momento, solo estaba esa mujer, que se sospecha que pudo haber empleado un mechero para quemar la cama, al parecer, de manera intencionada. En cuanto el personal de mantenimiento y de seguridad se percató de lo que estaba pasando se pusieron en marcha todos los protocolos, que "funcionaron correctamente", según fuentes del hospital.

La evacuación de la planta se desarrolló "sin incidencias", con el desalojo de los 32 pacientes que están ingresados en esta unidad. Fueron conducidos hasta el recibidor y hasta otras zonas de trabajo del edificio, mientras se daba aviso a los bomberos de Santander, que recibieron la llamada a las 8.11.

Según han informado desde el parque de bomberos, se decidió desplazar al hospital Valdecilla dos vehículos, uno de ellos de altura, pero no fue necesario entrar por las ventanas ni rescatar a nadie, así que se utilizó el acceso habitual para llegar a la estancia, a la que los efectivos entraron provistos con equipos autónomos por el denso humo. En ese momento, "no había ningún paciente, solo personal de seguridad y mantenimiento", contaron los bomberos. Se encontraron una cama ardiendo, "ya con poca llama". El colchón es ignífugo, por lo que solo salía humo de él, y lo que se quemaron fueron las sábanas. Tuvieron que apagar los rescoldos y, sobre todo, ventilar la habitación. Fue, en suma, "un incendio menor pero con una importancia destacada, por el edificio que es y lo delicado que supone que ocurra un siniestro así en un hospital", según resaltan desde el parque municipal. Los daños se han limitado al humo, que se concentró en la habitación y que no llegó a salir de ésta, aunque por precaución se decidió desalojar toda la planta por si la humareda llegaba a propagarse. Antes de las diez de la mañana, todos pudieron regresar a sus habitaciones.

Según ha podido saber este periódico, no es la primera vez que ocurre un suceso así. Este mismo verano hubo otro incendio similar en la misma unidad de Psiquiatría del Dos de Noviembre, también en una habitación de la segunda planta.