Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

El acusado, este viernes durante el juicio en el que ha sido declarado culpable
El acusado, este viernes durante el juicio en el que ha sido declarado culpable / Antonio 'Sane'

Dos años de cárcel por intentar violar a una mujer a la que no podía acercarse

  • El acusado, que se encuentra en prisión provisional por estos hechos, se ha declarado culpable y ha mostrado su conformidad con la pena impuesta

Admitió los hechos a regañadientes, pero finalmente Felipe A. R. reconoció que en noviembre de 2014 acudió al domicilio de una mujer, pese a tener vigente una orden de alejamiento, entró en la vivienda e intentó violarla, lo que no consiguió porque la víctima logró zafarse de su agresor en un momento de descuido. La admisión de su culpa se ha producido después de que el Ministero Fiscal, la abogada de la víctima y su propia letrada alcanzaran un acuerdo, previo a la celebración del juicio en la Audiencia Provincial, en virtud del cual vio reducida prácticamente a la mitad la pena inicial.

La sentencia, dictada de conformidad, le condena a dos años y tres meses como autor de un delito de agresión en grado de tentativa, y a 1.080 euros de multa por el quebrantamiento de la orden de alejamiento que un juez le había impuesto cuatro meses antes y que se saltó a la torera cuando acudió al domicilio de la víctima.

En sus conclusiones provisionales las acusaciones habían elevado la petición de condena a cuatro años y tres meses de cárcel y multa de 2.700 euros.

El acusado, que se encuentra en prisión preventiva desde que ocurrieron los hechos, acudió ante el tribunal esposado, una medida de seguridad que no le fue retirada durante la vista oral dado su alterado estado de ánimo. Tras serle leído el acuerdo de acusación alcanzado previamente, Felipe A. R. expresó su conformidad con la pena, se declaró culpable y solicitó a la presidenta del tribunal, la magistrada Almudena Congil, su traslado a la prisión de El Dueso, en Santoña, una petición que el reo tiene que solicitar ante el Juzgado de Vigilancia de Penitencia, según le aclaró la juez. El acusado se encuentra actualmente en el centro penitenciario de Teixeiro-Curtis, en La Coruña, pero en los casi dos años que lleva en situación de prisión preventiva ha pasado por todos los penales del norte de España.

En el juicio, muy breve después de que el acusado admitiera los hechos, se declaró probado que el 17 de noviembre de 2014, Felipe se dirigió a casa de una mujer, saltándose así la orden de alejamiento que había dictado un juez cuatro meses antes. Una vez allí, abrió la puerta del domicilio que carecía de cierre y requirió a la chica para mantener relaciones sexuales. Ante la negativa de la mujer, se desató un episodio de gran violencia. El acusado golpeó reiteradamente en la cara a la mujer con una zapatilla, la agarró del pelo, la golpeó en la cabeza y la tiró al suelo. Cada vez que la víctima intentaba incorporarse, Felipe la pateaba el cuerpo. Después cogió un cuchillo de cocina sin punta con el que rompió la ropa interior de la chica e intentó penetrarla. Pero no consiguió su propósito porque la mujer logró zafarse en un momento de despiste del agresor.

Como consecuencia de la violencia ejercida, la muchacha sufrió distintos hematomas por todo el cuerpo de los que tardó cuatro días en curar, y denunció la agresión el mismo día.