¿Quién quiere una escopeta?

Algunas de las armas del depósito de la Guardia Civil que saldrán a subasta.
Algunas de las armas del depósito de la Guardia Civil que saldrán a subasta. / OPC
  • La Guardia Civil de Santander subastará 330 armas el próximo 3 de octubre, una convocatoria que exige requisitos muy precisos para poder pujar y llevarse alguna

Una nueva cita se cuela en el calendario de subastas de Cantabria, después de una interesante temporada con un compendio de preciosos edificios que al final no quiso nadie. En ésta no son palacetes lo que se pone a disposición del mejor postor. Son armas de fuego.

Es la Guardia Civil la que organiza el próximo 3 de octubre en el acuartelamiento de Campogiro (Santander) una subasta pública de las armas que tiene en depósito: 330. La mayoría (el 65%) son escopetas de caza, pero en esta colección también hay rifles, carabinas, pistolas, revólveres, armas de avancarga (tipo trabuco o mosquete)..., todas en uso y algunas históricas. Esas 330 piezas son las que lleva acumuladas el Instituto Armado desde la última subasta -se organizan cada uno o dos años, para aligerar el almacén- y proceden tanto de depósitos de particulares, como de empresas de seguridad o de los juzgados. No consta si alguna de ellas ha estado involucrada en algún delito, pero en tal caso si sale ahora a subasta es porque ya no está a disposición judicial o administrativa y se ha autorizado que pase a 'segunda vida' en manos de otros.

Este tipo de subastas funcionan en dos fases. Primero, se exponen las piezas al público y otro día el interesado acude ya con su puja 'secreta'. La exposición de las armas será del 26 al 30 de septiembre en el Acuartelamiento, y se podrán ir a ver en horario de 9 a 13.00 horas. Si alguien quiere una, tiene que ir después a Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Santander en horario de oficina y hacer la puja, en un documento oficial que se queda ahí hasta el día de la subasta, que será el 3 de octubre a las 9.30 horas. La subasta se hará mediante el procedimiento de 'pliego cerrado'. Esto es, que no hay un precio de salida y nadie sabe por cuánto puja el de al lado. La escopeta, pistola, revólver o carabina será para el que haya puesto una cantidad más alta.

Lógicamente, para poder tomar parte en dicha subasta se debe estar habilitado para el uso, tenencia y comercio del arma que se quiere adquirir (cada tipo de arma requiere un permiso específico), y acreditarlo documentalmente, de la misma manera que hay que hacer si se va a a una armería.

No hay un 'perfil' concreto de asistente a estas subastas, explican desde la Guardia Civil de Cantabria. La mayoría son cazadores, pero también suele acudir personal de las fuerzas y cuerpos de seguridad y, en general, cualquiera que tenga licencia de armas.