La obra de la galería comercial de Valdecilla retrasa la apertura al público de la nueva cafetería

Cafetería de Valdecilla Sur.
Cafetería de Valdecilla Sur. / María Gil Lastra
  • Carrefour Express ocupará uno de los locales que se ubican en la planta baja de la torre más próxima a la Escuela de Enfermería

La apertura al público de la nueva cafetería de Valdecilla, que estaba planificada para ayer, lunes, aún tendrá que esperar. Otra vez. La razón: el retraso en las obras de la galería comercial, que aunque «se están ultimando» y «se espera que terminen en una semana» –según apunta el gerente de la Fundación Valdecilla, Joaquín Ruiz Sisniega, tras hablar con la adjudicataria–, sigue siendo un impedimento para que el negocio hostelero funcione a pleno rendimiento. Ubicado en la planta cero de la torre más próxima a la Escuela de Enfermería (al fondo del hall principal), el establecimiento abrió de forma parcial hace dos semanas, en principio solo para el personal sanitario. Sin embargo, el boca a boca ha dado comienzo al goteo de los primeros clientes de la calle, que utilizan la entrada exterior desde la plaza Norte, entorpecida aún por la zona de obra acotada con vallas.

En la distribución de la cafetería, se ha contemplado una zona para profesionales y otra para usuarios del hospital, separadas por la barra y con entradas independientes. La primera se pudo abrir en el plazo previsto –se repartieron invitaciones a la plantilla para que probara el servicio y conociera las instalaciones–, pero los trabajos de acondicionamiento de la galería, a cargo de la empresa Copsesa, mantienen cerrado el acceso directo desde el hall principal de las Tres Torres (en el futuro, habrá que atravesar el área comercial para llegar al bar).

Los responsables de la cafetería esperan que esta sea la última demora, puesto que acumulan un año respecto al fin de las obras del nuevo hospital. Ahora confían en poder abrir definitivamente, «como tarde, para mediados de octubre, pero dependerá de cómo vaya la galería, no está en nuestras manos». El negocio, que dará empleo a un mínimo de 20 personas, aunque la cifra podría llegar a 35, cubrirá la creciente demanda entre profesionales y visitantes, más evidente desde el traslado de la actividad de la Residencia Cantabria en mayo, que multiplicó el volumen de usuarios y dejó en evidencia la escasez de la oferta hostelera en el complejo. Hasta el estreno de la cafetería de las Tres Torres, las únicas alternativas eran las de la Escuela de Enfermería y la de Valdecilla Sur, esta última con el comedor limitado a los trabajadores.

La Fundación, como propietaria de la superficie, es la primera interesada en que tanto la cafetería como la zona comercial empiecen a funcionar, ya que a partir de ahí se reactivarán sus ingresos por la concesión, pero a estas alturas Ruiz Sisniega tampoco se atreve a hablar de fechas. «Cuando concluyan los retoques, cada arrendatario de los negocios que se ubicarán en el área comercial deberá acondicionar su local, en función de la actividad que vaya a desarrollar, y pedir la correspondiente licencia municipal», dice.

La Fundación planifica para la próxima semana la primera reunión con la concesionaria para concretar los términos de su contrato.

La incógnita de los inquilinos

La adjudicataria, Estacionamientos Controlados Masaveu (la misma que gestiona el parking Norte), guarda con celo los nombres de los inquilinos que se repartirán los 2.000 metros de superficie comercial, aunque según ha podido saber este periódico, está confirmado que el local principal, de alrededor de 170 metros cuadrados, lo ocupará Carrefour Express. Asimismo, varios de los propietarios de la vieja galería, que fue desmantelada hace cinco años con motivo de las obras del hospital, confirmaron meses atrás su interés en reabrir. En su día, la empresa se comprometió a ofertarles esta oportunidad antes que a nadie.

Entre los antiguos arrendatarios figuraban una sucursal de Caja Cantabria, una joyería, una mercería, un quiosco, una confitería, una floristería, una funeraria y una perfumería. Pero el resultado de las negociaciones y las condiciones de explotación son una incógnita.