"Hay históricos enmudecidos"

Alfredo Pérez Rubalcaba.
Alfredo Pérez Rubalcaba. / Andrés Fernández
  • Alfredo Pérez Rubalcaba, exsecretario general de los los socialistas, afirma que lleva dos meses sin hablar "y no voy a hacerlo ahora"

  • El cántabro es una de las figuras con ascendencia en el partido que apoyan al sector crítico que intenta desbancar a Pedro Sánchez

Mientras el PSOE se desmorona, Alfredo Pérez Rubalcaba estaba esta misma mañana de jueves con su rutina habitual, dando clases de Química en la Universidad Complutense de Madrid. El cántabro, exsecretario general de los socialistas, se ha centrado en los últimos meses en seguir muy de cerca la firma de la paz en Colombia. Pero también, aunque no se ha prodigado públicamente, es uno de las figuras con ascendencia en el partido que apoyan al sector crítico que intenta desbancar a Pedro Sánchez. Como José Luis Rodríguez Zapatero o el mismo Felipe González, que esta semana rompió su silencio para cargar contra Sánchez. Este periódico se ha puesto en contacto con Rubalcaba, que no ha querido seguir los pasos del expresidente del Gobierno: “Llevo dos meses sin hablar y no voy a hacerlo ahora”.

Eso no es del todo cierto, ya que hace solo dos semanas, el cántabro salió en defensa de Guillermo Fernández Vara, secretario general del PSOE extremeño, cuando el oficialismo arremetió contra él por criticar la estrategia de Pedro Sánchez. “Lo que no se puede ni debe hacer es insultarle, faltarle al respeto, atribuirle oscuras intenciones, incluso desmedidas ambiciones. Que lo hagan nuestros adversarios políticos me parece mal; que lo hagan compañeros del PSOE, atribuyéndose incluso la representatividad de nuestro partido me parece, además, lamentable”, denunció el pasado 14 de septiembre en su cuenta de Facebook.

Esta misma mañana, ante la insistencia en que valorara la sucedido tanto a nivel nacional como en Cantabria, donde la dirección no se ha pronunciado por ningún bando y la secretaria general, Eva Díaz Tezanos, no ha acudido a la reunión de la Ejecutiva en Madrid alegando "problemas de agenda", Rubalcaba se despachó con un simple: "Dí que hay históricos enmudecidos". Otros, como Felipe González, no tanto.