Fapas advierte de la presencia de osos desnutridos en Cordillera Cantábrica

Imagen tomada en 2013 de una osa en Cangas de Narcea, que arriesgó su vida durante meses para amamantar a su cría caída en una sima.
Imagen tomada en 2013 de una osa en Cangas de Narcea, que arriesgó su vida durante meses para amamantar a su cría caída en una sima. / FOP
  • Este verano, que ha sido extremadamente seco, ha perjudicado la alimentación natural de los osos, según advierte el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) ha alertado de la presencia durante el verano de osos pardos "desnutridos, algunos extremadamente delgados" en la Cordillera Cantábrica.

Según informa la organización conservacionista, sus equipos fotográficos han captado este verano la imagen de ejemplares de oso pardo con "claros síntomas de caquexia", que apuntan el estado de extrema desnutrición.

El año 2016, apunta Fapas, está siendo en algunas áreas de la cordillera un año climatológico "complicado" que ha alterado algunos ciclos vitales en la alimentación de los osos, debido a que especies importantes en la dieta alimenticia para el plantígrado, como son las cerezas, sufrieron un fuerte atraso en su maduración, lo que provocó la "presencia de muchos daños de osos en colmenas".

El colectivo abunda que un verano extremadamente seco "no ha favorecido" la alimentación natural de los osos, basada en la búsqueda de insectos y consumo de frutas silvestres.

Precisa que un fruto de gran valor alimenticio como el arándano ha tenido una productividad "muy irregular", en especial en las áreas medias de los valles de montaña, donde esta fruta madura antes que en las zonas de alta montaña.

Fapas denuncia que la existencia de una campaña "interesada" para presentar ante la sociedad la existencia de "osos problemáticos", acompañada de la solicitud de importantes recursos económicos a la Unión Europea para solventar el problema, "oculta la verdadera situación" en algunos casos concretos de la presencia osera en zonas de mayor influencia humana.

Recuerda que la Administración del Principado "insiste en la retirada sistemática" de los animales muertos en la naturaleza, y advierte de que estos cadáveres está "comprobado científicamente" que son "parte de máxima importancia" en la dieta alimenticia de los osos en determinados momentos de su biología y ecología.

El grupo conservacionista lamenta que, pese a las numerosas solicitudes ante el Gobierno regional para que aplique el reglamento de Encefalopatías promulgado por la Unión Europea, que permite de nuevo el abandono de cadáveres de animales domésticos en la naturaleza para alimento de la fauna silvestre, en Asturias sigue la recogida sistemática de animales domésticos muertos en zonas rurales.

En opinión del Fapas "se ha convertido en un jugoso negocio económico" que beneficia a la propia Administración autonómica en "detrimento" de la conservación de la biodiversidad de la región y los intereses agrarios que son dañados por la fauna silvestre.