El alcalde pedáneo de Otañes, Santiago Berriolópez (izda.) y su antecesor en el cargo, Francisco González
El alcalde pedáneo de Otañes, Santiago Berriolópez (izda.) y su antecesor en el cargo, Francisco González / DM

Juzgan a dos alcaldes pedáneos que acabaron a golpes en un bar

  • Los hechos ocurrieron en 2011 cuando Francisco González pidió explicaciones a Santiago Berriolópez por "los rumores vertidos a los vecinos sobre su actuación" al frente de la Junta Vecinal

El juicio por la pelea entre el presidente de la Junta Vecinal de Otañes, Santiago Berriolópez, y su antecesor en el cargo, Francisco González, se celebra este viernes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria. Los hechos tuvieron lugar en agosto de 2011 en un bar de Otañes cuando González pidió explicaciones a Berriolópez sobre "los rumores vertidos a los vecinos sobre su actuación" al frente de la Junta Vecinal, según indica el escrito del fiscal.

En ese momento se produjo un "cruce de palabras fuertes" y González agarró por el brazo a Berriolópez y le empujó fuertemente, a lo que el actual pedáneo respondió pegándole en la cara dos veces, cayendo al suelo, y al levantarse fue nuevamente agredido.

El fiscal considera los hechos un delito de lesiones atribuido al presidente de la Junta Vecinal y una falta de lesiones, cometida por su antecesor. Por eso, pide una pena de un año y nueve meses para el primero y multa de 720 euros para el segundo.

Además, el presidente de la Junta Vecinal deberá indemnizar, si la petición fiscal prospera, con 9.200 euros a González, que permaneció dos días en el hospital y cerca de cuatro meses de baja.