La Autoridad Fiscal alerta del "alto riesgo" de incumplir el déficit

  • El órgano público coincide con el último informe del interventor general, en el que también vaticina que la región suspenderá el examen a final de año

Las malas noticias se le acumulan en la puerta al consejero de Economía. Dos nuevos informes sobre la situación financiera de Cantabria, uno elaborado por un órgano nacional, como la AIReF, y otro autonómico, firmado por el interventor general, coinciden en que la comunidad tendrá casi imposible cumplir con el objetivo de déficit a final de año. Juan José Sota, a pesar de todas las señales negativas que llegan tanto de Madrid como de su propia Administración, sigue teniendo fe, al menos públicamente, de que conseguirá aprobar el examen de final de año y no rebasará ese límite del 0,7% marcado por Hacienda. Los números, de momento, no respaldan esa convicción.

Después de dispararse hasta el 1,4% en junio por el pago de la extra, el déficit se redujo al 0,92% en julio. Una cifra todavía alta que «incumple los objetivos del presente ejercicio», como recoge el interventor en el informe fechado hace solo una semana. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el déficit no es lineal, sino estacional. Es decir, no fluctúa igual todos los meses, sino que cada momento del año repercute en él de manera distinta.

En los dos meses de verano se desinfla siempre. La explicación es sencilla. No hay actividad y los funcionarios apenas tramitan expedientes de gasto. Por eso, el interventor prevé «un mejor dato en agosto». El problema es que en octubre y noviembre se suele desbordar y en diciembre, como ocurre todos los años, toca techo. En la época navideña se acumula hasta el 40% del montante global porque es cuando se pagan la inmensa mayoría de las facturas. Es decir, todavía no hemos vivido el peor momento de déficit de este año y todas las agencias ya avisan de que Cantabria tiene muy complicado llegar a la meta.

A Sota le quedaba un último amigo que aún confiaba en la capacidad de remontar de la comunidad. La AIReF, ese órgano público e independiente de Hacienda, creado para velar por las cuentas de la Administración, alimentó las esperanzas de l consejero de Economía con un informe en el que consideraba «factible» que Cantabria lograse ajustarse al 0,7%. Eso fue en julio. Tres meses después, ese apoyo también se ha perdido.

En su último informe sobre las previsiones de cierre en el segundo trimestre del año, al que ha tenido acceso este periódico, la entidad empeora notablemente su pronóstico para Cantabria. De hecho, es la única comunidad que pierde el aprobado y cae al suspenso. En el lenguaje de la AIReF, pasa de un «riesgo bajo» a uno «alto» de incumplimiento del objetivo de déficit.

Sólo hay tres comunidades más que cambian su estatus respecto a las previsiones que manejaba en verano este órgano: Aragón, que «mejora ligeramente» su situación; País Vasco, que empeora un peldaño pero sigue entre las regiones potencialmente cumplidoras; y Extremadura, que ya suspendió en julio y ahora se estrella aún más. De todo el norte peninsular, Cantabria es la única que, potencialmente, se encuentra al borde del abismo. Y si se cumplen las peores expectativas, deberá volver a elaborar un Plan de Ajuste que incluya severos recortes para cumplir los objetivos de estabilidad.

As en la manga

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, achacó este desfase de la región en el gasto sanitario, ya que el Gobierno había tenido que hacer frente a un fuerte gasto, según sus palabras, para pagar la medicación de la Hepatitis C. «Estaban cayendo como moscas. ¿Qué quiere, que deje morir a la gente?», denunció. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda desmiente al dirigente regionalista, ya que sólo se gastaron 4,7 millones en el fármaco durante este año, mientras que el déficit asciende a 116 millones de euros a 31 de julio.

La Consejería de Economía puede guardarse un as en la manga para amortiguar parte del golpe del déficit a final de año. Hacienda ordenó congelar 19 millones de euros para pagar la extra adeudada. El Gobierno lo hizo, pero también sacó el dinero del presupuesto de otras consejerías. El informe del interventor refleja que aquellos primeros 19 millones siguen intactos y sin destino, por lo que Economía podría utilizarlos para reducir el déficit si, como parece, se desfasa al cierre del año.