Casi mil ganaderos piden que el lobo continúe siendo especie cinegética

Mil ganaderos piden que el lobo siga siendo especie cinegética
  • Varios colectivos presentaron ayer sus alegaciones a un Plan de Gestión que, a su juicio, «va a eliminar la ganadería extensiva»

Los representantes de la Asociación de Ganaderos de Montaña de Cantabria, de la Asociación de Ganaderos de Liébana y de la Asociación de Ganaderos de los Valles de Cantabria -Ernesto San Juan, Luis Alberto Alles y Ángel Luis Fernández- presentaron ayer su escrito de alegaciones al Plan de Gestión del Lobo en la Consejería de Medio Rural, donde, a través de un manifiesto que apoyaron con sus firmas alrededor de un millar de ganaderos, pidieron que el lobo siga siendo especie cinegética y advirtieron de las consecuencias que, a su juicio, podría acarrear una negativa a su solicitud: «La eliminación de la ganadería extensiva».

En sus alegaciones, los colectivos no solo abogan por que el lobo «se mantenga como especie cinegética con la posibilidad de que pueda ser abatido en monterías para el control necesario de su población» sino que, además, piden que se ejerza «una presión constante sobre la población para minimizar los daños».

Además, consideran que las subvenciones destinadas a fomentar las técnicas para reducir los daños que los lobos provocan en el ganado «van más allá de lo absurdo» porque «¿cuántos perros van a estar en los puertos? Y ¿cuántas vallas van a tener que ponerse?», se preguntan.

Agrandando la brecha que el Plan de Gestión del Lobo ha abierto entre los colectivos ganaderos y las asociaciones conservacionistas, San Juan, Alles y Fernández, que hacen alusión igualmente a las «buenas prácticas del manejo del ganado» que subraya el plan, se cuestiona. ¿Qué significa esto? ¿Nos van a enseñar los ecologistas y los dirigentes sindicales a manejar nuestro ganado en los puertos a quienes tenemos la experiencia de generaciones y llevamos los genes ganaderos?».

Los tres colectivos también presentan alegaciones al artículo 5.2, que hace referencia a las directrices para el control de la población. «En ese artículo -explican- se protege al lobo que está criando de marzo a octubre», lo cual es, dicen, «una incoherencia» porque el ganado que se encuentra en las zonas de pastoreo «también está criando», recuerdan.

Del mismo modo, critican las medidas para el control de la población que se trazan en el artículo 6.2. del proyecto del decreto -«los porcentajes tenidos en cuenta para el control de la zona 1 son inaceptables y desproporcionados»-, califican de «injusto» que el Ejecutivo «esté pagando parte de la comida de los lobos cuando hay personas que no pueden pagársela» y concluyen: «A la administración, los ganaderos no le importamos nada, solo le importa tener contentos a los conservacionistas y a los ecologistas».