Díaz Tezanos y Salvador Blanco comparecerán en el Parlamento para hablar de Sodercán

Salvador Blanco y Eva Díaz Tezanos.
Salvador Blanco y Eva Díaz Tezanos. / Miguel de la Parra
  • El 4 de noviembre la vicepresidenta regional y el director general de la sociedad pública analizarán el informe que detectó, según Podemos, "incumplimientos" en materia de contratación y convenios

Tras presentar un informe de 233 páginas más anexos, Podemos solicitó la comparecencia en el Parlamento de la vicepresidenta regional, la socialista Eva Díaz Tezanos, y el director general de Sodercán, Salvador Blanco para despiezar la auditoría que realizó Cantabria en dicha sociedad pública de desarrollo regional y que detectaba "incumplimientos" en materia de contratación y convenios durante la etapa 2008-2011, con Blanco al frente.

En el informe de Podemos planteaba algunas dudas sobre inversiones que realizó a empresas y sobre el control de las mismas. Según el partido morado, los trabajos de campo de la auditoria se comenzaron a realizar en 2011 por parte de la Intervención General de la comunidad autónoma, emitiéndose un informe provisional en junio de 2012 y el definitivo en septiembre de ese mismo año tras un periodo de alegaciones, en el que no se presentó ninguna ni por parte de la Consejería de Industria, ni de Sodercan ni de Blanco.

Desde la sociedad se aseguró que la Intervención General se había limitado a hacer un "calco" y "copiar textualmente" la auditoria ordenada por Miguel Cabetas, el sucesor de Blanco nombrado en el verano de 2011 por el entonces entrante Gobierno del PP. Se aseguró desde Sodercan que la Intervención General no realizó la auditoria sino que "asumió" como propia la realizada por la empresa externa.

Contenido de la auditoría

Para analizar el procedimiento de contratación de la sociedad para ver si se ajusta a la legalidad, se han seleccionado más de una veintena de expedientes por un importe licitado de casi 2,5 millones.

Tras su análisis, se advierte de "incumplimientos" en los documentos preparatorios del contrato que "impiden evaluar con objetividad la eficacia, eficiencia y economía alcanzada con los mismos" y en su autorización; "debilidades" de control interno sobre la elaboración de los pliegos del contrato o su autoría y "fraccionamientos" en el objeto de los mismos.

En este aspecto, hay varios pliegos firmados por personas que, según las normas internas de Sodercán, "no tenían tal competencia" para hacerlo.

El informe también encuentra "debilidades manifiestas" en el funcionamiento de las Comisiones de Contratación en algunos expedientes o ausencia en algunas de ellas de personas del departamento jurídico.

Además, se ponen de manifiesto "incidencias" en la selección de los adjudicatarios de algunos contratos, lo que -dice la auditoria- "implica que "no se tenga la seguridad razonable para evidenciar que se hayan garantizado por Sodercán" los principios de publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación.

Concretamente, se cita que "no se tiene evidencia suficiente, pertinente ni válida para determinar que la adjudicación de contratos ha recaído en la oferta económicamente más ventajosa".

Otros puntos en los que los auditores ven pegas es que "no se garantiza" en algunos de ellos la "concurrencia adecuada" o el principio de transparencia.

Se alude, además, a "importantes debilidades" de las normas internas de la entidad en materia de contratación, las cuales -dice- "no resultaban válidas, completas ni inadecuadas".

En la auditoria se afirma, además, que, examinadas las escrituras de poder otorgadas en el periodo analizado, "diversas personas tenían otorgados poderes que les permitían tener amplias facultades para celebrar, contraer y autorizar todo género de contratos y disponer de fondos de Sodercán por medio de cualquier instrumento de pago.

Por otra parte, se analizan también 39 convenios suscritos por Sodercán, en algunos de los cuales se aprecia "incumplimientos significativos de legalidad" y se señala que algunos de ellos "no guardan relación" con el objeto social de Sodercan.

También cuestiona algunas inversiones realizadas por Sodercán en empresas participadas por ella, entre las cual figuró GFB o Greyco o Gas Energía Distribución Cantabria. Así, se alude a la "ausencia de informes preliminares" sobre la viabilidad de la inversión o su cuantía, "indefinición" de los objetivos y del modo en que se contribuye con ellos al desarrollo de Cantabria.

Además, se alude a "debilidades manifiestas" en el control interno por parte de Sodercan de las empresas participadas en relación a las inversiones.

45 recomendaciones

Tras el análisis realizado y los resultados obtenidos del mismo, los auditores realizan 45 recomendaciones a Sodercán, tres de ellas de carácter general y el resto específicas.

La delimitación "adecuada" de las facultades delegadas entre los distintos órganos de dirección y administración de la sociedad; la definición de competencias y la elaboración de unas instrucciones o procedimientos internos son algunas de ellas.

La reacción de Blanco

Días más tarde, Blanco compareció ante los medios de comunicación y desacreditó la auditoría porque está "viciada en origen" porque se "hurtó" documentación a los interventores para realizarla. Subrayó que las "incidencias" a las que se refiere "responden a prácticas susceptibles de mejora y no a incumplimientos legales".

Afirmó que en esa auditoria se sacan "conclusiones que no responden a la realidad" y opinó que en ella la Intervención General, "probablemente dirigida por la dirección de Sodercan" nombrada por el PP, la realizó con "escaso rigor" y para ella se usaron informaciones "parciales y sesgadas".

Blanco aclaró tras esta afirmación que no echa la culpa de la auditoria a la Intervención General sino al hecho de que a ésta se le "hurtó" toda la información para realizarla.

También argumentó que en la auditoria de la Intervención aparecen como "recomendaciones" medidas que ya estaban "implementadas" y que puso en marcha desde su llegada en 2008 para "poner fin al funcionamiento" de Sodercan como si de un "reino de taifas" se tratara.

Tras conocerse la auditoria y después de las explicaciones de Blanco, el Gobierno regional PRC-PSOE ha decidido mantener en el cargo al director general de Sodercán, algo criticado desde la oposición.

De hecho, Podemos avisó al Ejecutivo que no apoyará los próximos Presupuestos regionales si no cesa a Salvador Blanco.