fotogalería

Sota, Revilla y De la Sierra, este lunes en el Parlamento / Daniel Pedriza

Las pérdidas de las empresas públicas se redujeron un 94% hasta junio

  • El Gobierno asegura en el Parlamento que han pasado de un resultado negativo de 10,8 millones, durante los primeros seis meses de 2015, a sólo 630.000 euros este año

Las pérdidas de las empresas públicas de Cantabria se redujeron en un año un 94%, de los 10,8 millones que había en junio de 2015 a los 630.000 en el mismo mes de este año, e incrementaron sus ingresos en un millón. Así lo aseguró ayer el consejero de Economía y Hacienda, Juan José Sota, quien sacó pecho del «cambio de tendencia» que se ha producido desde la vuelta del bipartito PRC-PSOE al Gobierno y que «se está consolidando durante el segundo semestre».

«Las empresas públicas ya casi no pierden nada», respondió Sota en una interpelación de Ciudadanos sobre las medidas de control implementadas respecto al funcionamiento y gasto de estos organismos y su estrategia futura. Entrando al detalle, Sota aclaró que el gasto corriente de estos entes es de 11,5 millones, lo que supone un 14% menos que el año anterior, y que la partida de personal refleja un aumento de 43.898 euros, pasando de 24,94 a 24,98 millones, lo que supone un 0,2% más. Achacó esta cifra a la devolución de la paga extra y la actualización salarial del 1%.

Sota también explicó que es a la Intervención General a la que le corresponde el control del sector público de la comunidad autónoma y aseguró que este departamento «actúa con plena autonomía» y con «absoluta discreccionalidad». Destacó la profesionalidad del equipo de Intervención y alertó de que en la plantilla de este departamento, integrada por 45 efectivos, solo hay 17 trabajando, sin que se haya podido incrementar debido a las limitaciones de estabilidad presupuestaria impuestas.

El portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, cogió el guante y aprovechó sus palabras para preguntarle por «el rumor extendido por los pasillos» de que el Gobierno planea cesar al interventor general, Gabriel Pérez, «después de un informe en el que reconoce que no se va a cumplir el déficit». Gómez advirtió de que si el Ejecutivo hace esa «maniobra», que sería un «escándalo» y una «vergüenza», la formación naranja no negociará el Presupuesto regional. «Ni se molesten en sentarse con nosotros», sentenció.

Sota eludió esa cuestión y replicó que el Ejecutivo fue quien decidió mantenerlo en el puesto cuando llegó a pesar de que había sido nombrado por el PP. «Podíamos haberlo cambiado», refutó el consejero de Economía, que, sin embargo, consideró que el hecho de mantener al mismo interventor contribuye a dar «más transparencia» a la propia gestión del bipartito.

Colocaciones en Cantur

El Partido Popular también abordó las empresas públicas, pero centró su intervención exclusivamente en Cantur y las políticas de la Consejería de Turismo. El diputado Santiago Recio acusó al consejero Francisco Martín de «sectarismo» en el reparto entre los ayuntamientos de la partida de un millón de euros que ha destinado el Ejecutivo a inversiones en infraestructuras turísticas, de ampliar el Consejero de Administración de la empresa pública de 6 a 8 miembros para «dar dietas a dos políticos» vinculados al bipartito y de contratar al candidato regionalista a la Alcaldía de Guriezo, Ángel Llano . Recio dijo que está «convencido» de que Martín ha seguido las «órdenes» del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, porque de los 20 ayuntamientos en los que se han realizado obras a cargo de esta partida «19 son del PRC, 1 del PSOE y ninguno del PP».

Martín le replicó que «no es cierto que no exista ningún ayuntamiento del PP» entre los beneficiarios de esas adjudicaciones, que en algunos casos son mancomunidades, y citó Cabezón de Liébana, Cillorigo de Liébana y Potes. Respecto a la política de contratación, explico que se debe «a una reestructuración de departamentos».