La Clínica Mompía estrena sus nuevos paritorios con el nacimiento de Luca

Vanesa Gutiérrez y Carlos Iglesias, con el pequeño Luca, el primer bebé nacido en la nueva área de partos de la Clínica Mompía
Vanesa Gutiérrez y Carlos Iglesias, con el pequeño Luca, el primer bebé nacido en la nueva área de partos de la Clínica Mompía / DM
  • "No esperábamos para nada que íbamos a ser los primeros en utilizar las instalaciones", comenta la madre del protagonista

Se llama Luca, ha pesado 3,630 gramos y el martes, 18 de octubre, fue el gran protagonista en la Clínica Mompía al convertirse en el primer bebé nacido en la nueva área de partos, que tal y como estaba planificado entró en funcionamiento el lunes. Sin embargo, el hospital no pudo celebrar la inauguración hasta pasadas 24 horas, porque el día de la apertura transcurrió sin partos.

Para los padres del retoño, Vanesa Gutiérrez y Carlos Iglesias, fue «una sorpresa» ser los encargados de estrenar las instalaciones. «Había leído en prensa que los nuevos paritorios ya estaban a punto de abrir, pero no imaginaba para nada que íbamos a ser los primeros en utilizarlos», señala la madre. Y menos aún cuando el embarazo aún no había llegado a término. «Luca se ha adelantado diez días, pero todo ha ido muy bien, estamos muy contentos». Aunque su llegada fue algo más precipitada que lo previsto por calendario, también fue «rápida», cumpliendo con el deseo de toda embarazada. «Llegamos al hospital a las cinco menos cuarto de la madrugada y nació por parto natural justo a las siete y cinco».

Para este matrimonio residente en Guarnizo, este es su segundo hijo –son padres de una niña de tres años (Carlota)–, así que pueden comparar las dos experiencias. «La verdad es que las instalaciones están fenomenal, son muy modernas, con un toque de color en la decoración que la hacen muy acogedora. Se nota un gran cambio», apunta Vanesa.

Desde Dirección médica, aunque consideran que aún «es prematuro» para hacer una valoración del estreno, se han mostrado «muy satisfechos» con los circuitos y los equipos de última generación que «están funcionando con absoluta normalidad, sin incidencias y según la planificación prevista». Desde el punto de vista del personal, apunta que «las nuevas instalaciones suponen un gran avance en cuanto a los procesos de monitorización, lo que facilita y controla la seguridad del parto».

La nueva sección ocupa 400 metros cuadrados en la parte posterior de la clínica, en los que se han habilitado tres salas de dilatación, con baño incorporado, que se sitúan en paralelo a los dos paritorios ordinarios y al nuevo quirófano para cesáreas, separados por un pasillo técnico.

Este nuevo espacio acoge también una sala de exploración con aseo, una habitación acristalada destinada al ‘nido’ de los recién nacidos y las zonas de trabajo y descanso del personal. Los paritorios son sólo la primera parte de la reforma programada que transformará toda la planta -1. En la siguiente fase se empezará la construcción de la Unidad de Reanimación, que incluirá tres boxes de cuidados intensivos.