Descubren a dos polizones en un buque de carga procedente de Bélgica

El carguero belga ‘Viking Odessa’.
El carguero belga ‘Viking Odessa’.
  • Se trata de dos jóvenes de nacionalidad siria que ya han sido devueltos en el mismo barco a la ciudad de Brujas, de donde llegaron el viernes a Santander

Un barco mercante llegó el pasado viernes a Santander con dos polizones a bordo que fueron devueltos en la misma embarcación al puerto de Brujas (Bélgica) de donde procedían. Se trata de dos jóvenes de nacionalidad siria que llegaron a Santander escondidos entre la mercancía del buque ‘Viking Odessa’, un carguero de grandes dimensiones con bandera de Singapur y que regularmente cubre la ruta entre los puertos de la capital cántabra y Brujas. Según fuentes policiales, los dos polizones trataban de llegar a Inglaterra pero en su intento de abandonar tierras belgas "se equivocaron de barco", siendo descubiertos por la tripulación ya en el puerto de Santander.

Una vez sorprendidos los dos jóvenes sirios, agentes de la Policía Nacional pusieron en marcha el protocolo que rige la Ley de Extranjería por el cual estos ciudadanos tienen que regresar al lugar de procedencia –Bélgica– donde las autoridades de este país deben hacerse cargo de ellos. Fue precisamente durante el interrogatorio a los polizones cuando los agentes averiguaron que los dos jóvenes pretendían entrar en el Reino Unido. La presencia de los dos ciudadanos extranjeros fue detectada en el buque que estuvo amarrado en Santander el pasado viernes durante unas horas. Situación que fue puesta en conocimiento de las autoridades que intervinieron adoptando las correspondientes medidas en este tipo de casos.

Los pasajeros ilegales, de nacionalidad siria, fueron descubiertos durante la navegación del buque ‘Viking Odessa’, de bandera de Singapur, que tenía como destino el puerto santanderino. Aunque no es habitual la presencia de polizones en barcos, en 2014 se localizó en el puerto santanderino a más de 500 intrusos camino de Reino Unido. Desde entonces, las medidas de seguridad del puerto se han reforzado y la cifra ha ido bajando, obligando a las personas que quieren llegar a Inglaterra sin ser detectadas a buscar otras maneras de entrar en el área portuaria restringida.

En cuanto al buque, ‘Viking Odessa’, es un barco conocido como ‘car carrier’, propiedad de Gram Car Carriers, fletado por K Line y operado por OSM Ship Management, compañía con sede en Singapur y tripulado íntegramente por ucranianos, que gestiona OSM Crew Management, en Chipre. Construido en el astillero Kyokuyo Zosen K.K., en Shimonoseki (Japón), entró en servicio en agosto de 2009 y es el primero de cuatro buques construidos por encargo de esta compañía dedicada al transporte de vehículos, aunque la serie está formada por un total de doce buques, seis de ellos construidos en Japón y otros tantos en China.