El PP pedirá que se paralice el proceso para elegir el nuevo logo del Gobierno

El PP pedirá que se paralice el proceso para elegir el nuevo logo del Gobierno de Cantabria
/ Ansola
  • La diputada popular Isabel Urrutia califica el concurso de «esperpéntico», «chabacano» y «broma de mal gusto»

La portavoz de Presidencia y Justicia del Partido Popular, Isabel Urrutia, mostró ayer su «oposición frontal» al proceso iniciado para la elección del nuevo logotipo del Gobierno de Cantabria y anunció que su grupo presentará una proposición no de ley para solicitar la paralización del concurso, que la diputada llegó a calificar de «esperpéntico», «chabacano» y «broma de mal gusto».

Blanco de las críticas de los diseñadores, a los que no ha gustado que el Ejecutivo haya abierto el proceso a la participación de aficionados, y de las burlas en las redes sociales, donde algunos diseños presentados han dado pie a multitud de memes, el polémico concurso lleva camino de convertirse también en el centro de una nueva controversia política, azuzada a través de un comunicado por la propia Urrutia.

Para la diputada popular, el proceso no es sino «una frivolidad más» de un Gobierno «dedicado a la revisión de nuestra simbología, ya sea el escudo, el himno o la bandera», lo cual es «más que cuestionable», y «más aún cuando se hace de manera tan chabacana».

«Primero fue (el presidente) Revilla el que anunció que quería que se cambiara el himno y ahora quieren sustituir nuestro escudo», recordó Urrutia, que avanzó que va a pedir el expediente del concurso y a registrar una proposición no de ley «no sólo para paralizar este esperpento sino para que no se reanude». Para ella, siendo cuestionable que sea necesario el cambio de logotipo, «no es urgente, más allá de los problemas identitarios que parece tener este Gobierno, que está obsesionado con borrar del mapa todo aquello que no sea el lábaro».

Crítica con el proceso en curso, la diputada, que se dice preocupada «porque personas con esta mentalidad sectaria estén al frente de cargos públicos», se pregunta si el PSOE no tiene nada que decir al respecto. «No me puedo creer que la vicepresidenta (Rosa Eva Díaz Tezanos) esté viendo este esperpento desde la barrera, y como parte responsable del Gobierno, le exigimos que actúe y lo pare ya».

En manos de «cualquiera»

En su comunicado, Urrutia, que recuerda que al inicio de la actual legislatura «ya intentaron cambiar la bandera de Cantabria por el lábaro» y «como no lo han conseguido», ahora «quieren cambiar la imagen corporativa del Gobierno», calificó como «una broma de mal gusto» que el Gobierno haya puesto en manos de «cualquiera» el diseño del nuevo logotipo del Ejecutivo.

«Este tipo de procesos –precisó– deben hacerse por profesionales, tanto en la concepción y realización del logotipo, como en la elección, ¿qué pinta Bernardo Colsa en el jurado? Si acaso su presencia se justifica únicamente en ejercer de comisario político para que solo pasen el corte aquellas propuestas que lleven un lábaro, cuanto más grande, mejor», subrayó.

Con todo, la popular lamentó que la gestión en la Consejería de Presidencia esté siendo «un fiel reflejo de lo que es el Gobierno de Cantabria en general», es decir, un Ejecutivo «ocupado en cuestiones identitarias que no aportan nada más que debates estériles» que tiene «unas prioridades que están muy alejadas de lo que necesita esta tierra y las personas».