'A cascarla a Ampuero'

¿A cascarla a Ampuero? Consigue hoy el imán más divertido para tu nevera
  • El Diario ofrece el segundo imán de la serie de dichos populares con ilustraciones de Ansola

Como en el caso de «Estás para el 20», el dicho de esta semana tiene origen hospitalario. Resulta que en el hospital de Basurto de Vizcaya existía un pabellón en el que internaban a los enfermos terminales. Como fuese construido y mantenido con el patrocinio de una familia de apellido Ampuero, con tal nombre quedó bautizado. Allí la gente entregaba su alma, una forma fina de expresar que allí iban a diñarla, a espicharla, a cascarla, en fin.

Es posible que alguien, algún día, tuviese la ocurrencia de mandar a tomar por saco a un interlocutor que le estaba dando la tabarra y, para cortar de una vez, le dijera que se fuese «a cascarla a Ampuero». Y el dicho tuvo fortuna. Y como los dichos nacen del pueblo y es el pueblo el que se los apropia, en el imaginario popular la localidad de Ampuero fue sustituyendo paulatinamente al pabellón de la muerte, hasta anularlo.

Las generaciones jóvenes, que ven la muerte como una posibilidad muy lejana y se mueven más por impulsos hormonales, le dieron un sentido transitivo al verbo y lo identificaron con el asunto de la «meneanza», una interpretación procaz y equivocada. De ahí a mandar a la gente a «mamarla» a Ampuero –y no con el significado de que vayan al pueblo a emborracharse– sólo hay un paso, que algunos ya han dado. Y es posible que como un Ampuero reemplazó en su día al otro, suceda lo mismo en el futuro con el significado del verbo cascar.

En todo caso, cuando en Cantabria alguien nos da la lata, la turra, la brasa... para quitárnoslo de encima le mandamos «a cascarla a Ampuero». La expresión también se utiliza en Vizcaya. Y en Madrid, aunque, por cuestión de rima, allí se le manda a Parla.