"El PP se ha debido de enterar ayer de que había un concurso de logos"

Las propuestas predilectas.
Las propuestas predilectas.
  • El director general de Servicios, Bernardo Colsa, recuerda a los populares que las bases por las que se rige el proceso «se publicaron hace más de un mes»

La polémica suscitada en torno al concurso convocado por el Gobierno de Cantabria para elegir la nueva imagen corporativa de la Administración autonómica llamó ayer viernes a las puertas de la Dirección General de Servicios, donde el titular del departamento y principal impulsor de la iniciativa, Bernardo Colsa, salió a defender un proceso que ha sido cuestionado por los profesionales del diseño, censurado por el Partido Popular y flagelado hasta el escarnio por los internautas.

«Sabíamos que la convocatoria iba a abrir un debate», admite Colsa. «Pero nunca pensamos que fuera a recibir críticas tan exacerbadas como las que he visto estos últimos días», reconoce el director general de Servicios, que, como era de esperar, no comparte casi ninguna.

«Cuando nos planteamos la convocatoria teníamos dos opciones; abrir la participación solo a los creadores o hacer lo que al final hicimos; abrirla al mayor universo posible». Una decisión con la que el Gobierno regional daba una oportunidad «a nuevos talentos en el ámbito del diseño gráfico» pero que, al tiempo, ha dado también cabida a participantes a los que Colsa califica como «poco cualificados».

Es, en este punto, donde se ha disparado el termómetro de la crítica. «Puedo entender el malestar de los diseñadores profesionales», dice. «Pero es que para eso hay un jurado», recuerda el director general. «Cuando los miembros del jurado abran los sobres y vean los trabajos, comprobarán, primero, si la documentación está en regla, y, después, si la propuesta se ajusta a las bases». Entonces «se producirá una criba» que solo mantendrá en el concurso a los mejores diseños.

«Entiendo perfectamente el debate que han abierto los diseñadores», insiste Colsa, que, en cambio, no comprende el que ha introducido en el proceso la diputada popular Isabel Urrutia, que ayer solicitó al Gobierno de Cantabria que paralice inmediatamente el concurso por «esperpéntico», «chabacano» y «broma de mal gusto».

El PP «miente»

Según recuerda el director general, «las bases del concurso se publicaron en el Boletín Oficial de Cantabria hace más de un mes y el PP, que ha tenido tiempo para revisarlas, nunca las pidió. No me lo explico. Se han debido de enterar ayer de que había un concurso de logotipos», piensa Colsa, para quien Urrutia «miente cuando dice que estamos intentando cambiar el escudo porque esto no es un cambio sino una adaptación a los nuevos soportes audiovisuales».

Molesto porque «el PP puede criticar, pero no engañar a la gente», el director general también defiende la criticada presencia del dibujante cántabro José Ramón Sánchez y la suya propia («él es dibujante y diseñador y yo el responsable del servicio que convoca el concurso») entre los cinco miembros del jurado de un certamen que mañana domingo dará por concluida la fase de votación popular.

De este proceso se obtendrá una clasificación que, sin embargo, no será definitiva.

«A la siguiente fase van a pasar los 102 trabajos que se han presentado, pero los cuatro primeros clasificados en esta votación popular (que ayer eran los cuatro que se adjuntan en el cuadro de la izquierda) lo harán con diez, ocho, seis y cuatro puntos de ventaja respectivamente sobre el resto de creaciones», lo cual no les garantiza el triunfo a los diez ojos de un tribunal que, en un momento dado, podrá declarar desierto el concurso.