«El contrato de patrocinios del Año Jubilar huele a conchabeo», dice el PP

El presidente del PP, Ignacio Diego, charla con EduardoVan den Eynde.
El presidente del PP, Ignacio Diego, charla con EduardoVan den Eynde. / Daniel Pedriza
  • Santiago Recio tiene dudas sobre su concesión al grupo Pitma, que cuenta con los derechos publicitarios del Racing. Turismo dice que resolverá el Tribunal de Recursos Contractuales

«La adjudicación de la gestión de los patrocinios del Año Jubilar a la UTE formada por la gallega AQUO y la cántabra ALPE, una filial del conglomerado empresarial del Grupo Pitma, que es la firma que a su vez se ha hecho con los derechos publicitarios del Racing, huele a conchabeo». El diputado popular Santiago Recio saltó ayer directamente a la yugular del Gobierno de Cantabria en el pleno del Parlamento para atacarle por una gestión «en la que no se ha hecho nada a seis meses» para que dé comienzo el evento.

Esta decisión del Ejecutivo permite a la misma compañía recaudar dinero público por dos vías distintas aprovechando la celebración del Año Jubilar Lebaniego. Por un lado, la publicidad en la camiseta con un máximo de cuatro millones de euros ya comprometidos por el Gobierno de Cantabria. Y por otro, ya desligado del Racing, un fijo de hasta 500.000 por la gestión de los patrocinios privados del evento más un variable por cada empresa que consiga. Un caso que para al PP le recuerda «a la ingeniería financiera tipo Zurich», según calificó Recio, en relación a la fallida operación realizada por el bipartito durante su anterior mandato que dejó el club en manos del indio Alí Syed y que ha terminado con los responsables en los tribunales.

Recio dijo que en la tramitación «había errores de bulto» que han terminado en el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales. La empresa Uriarte y Asociados, otra de las firmas que optaban al contrato, ha pedido la anulación del proceso después de ser excluida «por haber presentado una baja desproporcionada que hace inviable el cumplimiento del contrato». De prosperar el recurso, obligará a empezar de cero todo el proceso y dilataría los ya de por sí ajustados plazos que existen para recaudar fondos. No es la primera vez que ocurre. Ya pasó con el contrato para implantar los cañones de nieve en Alto Campoo.

Por todo ello, el exdirector general de Turismo se preguntó acerca de la existencia de un posible acuerdo entre el Gobierno de Cantabria y algunas de las empresas del Grupo Pitma que vinculara las adjudicaciones de la gestión del Año Lebaniego y de los espacios publicitarios del Racing.

Ante las acusaciones, el consejero de Turismo, Francisco Martín, explicó que será el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales el que dictamine si la propuesta de adjudicación se ha hecho «bien o mal» al resolver el recurso interpuesto por la empresa Uriarte. Martín dijo que el PP ha encontrado «motivos para criticar» la adjudicación, dado que la empresa Uriarte pertenece a la exinterventora general del Gobierno PRC-PSOE durante su anterior mandato.

Así, el consejero opinó que si todos los problemas en la gestión del Año Lebaniego que ve «se ciñen a la valoración que han hecho una serie de técnicos» de las ofertas para el contrato de gestión de patrocinios «es un buen balance». Y aprovechó la ocasión para repasar la hoja de ruta marcada: el censo de los albergues y su catalogación por estrellas, la señalización del Camino de Santiago, la creación de la red de municipios del camino, los acuerdos con las compañías aéreas para promocionar la fiesta, la vista del prelado para la Peregrinación del Vaticano y el diseño de una programación, que aún está verde, con más de 800 actuaciones a distintos niveles. Además, explicó que va a proponer a la Sociedad Año Jubilar la contratación de un director gerente y un encargado de la programación.

Martín también criticó el dinero que el anterior Gobierno del PP se gastó en tres estudios para el diseño de la programación por «casi 180.000 euros y que son muy poco aprovechables».