Los padres aseguran que las primeras vacaciones dejan asignaturas pendientes

Niños en el Museo Marítimo, en una de las múltiples actividades que se organizaron durante esta semana de vacaciones.
Niños en el Museo Marítimo, en una de las múltiples actividades que se organizaron durante esta semana de vacaciones. / Roberto Ruiz
  • Leticia Cardenal, presidenta de FAPA, pide abrir más centros, hacerlo «con un criterio racional» en otras zonas de Cantabria que también «tienen necesidad», y ampliar los horarios

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Cantabria (FAPA), en boca de su presidenta Leticia Cardenal, asegura que las primeras vacaciones que han disfrutado a lo largo de esta semana los alumnos de Cantabria a raíz del nuevo calendario escolar han revelado «asignaturas pendientes» que se deben mejorar de cara a las siguientes periodos no lectivos. La máxima responsable de este colectivo, mayoritario en la enseñanza pública, solicita que abran sus puertas más colegios, que lo hagan en otras zonas de Cantabria donde también existe «necesidad» más allá de Santander, Torrelavega y Astillero, que roten los que habitualmente lo hacen en estos municipios y que se amplíe el horario, porque el actual –de 09.00 a 14.00 horas– choca con los laborales de los padres. «Lo ideal es que se abrieran de 08.15 a 14.15 h», señala Cardenal, aunque el consejero de Educación, Ramón Ruiz, ha repetido una vez y otra vez que su departamento «colabora» con la conciliación, pero que no es responsable «único» de la misma.

En el balance que realizó Ruiz el viernes, destacaba, entre otros aspectos, que sólo se había cubierto el 30% de las 680 plazas ofertadas en los centros públicos, con sus correspondientes comedores escolares y actividades lúdicas complementarias, y que ya barajaba una reducción de plazas o de colegios de cara a las próximas vacaciones, intención que colisiona con las peticiones de FAPA. «Un 30% me parece bastante teniendo en cuenta lo mal que se han hecho las cosas, porque el plazo de solicitud se abrió en los colegios un miércoles y se cerró un viernes», se queja Cardenal. «Es otra de las cosas que se deben mejorar», advierte. «Con más tiempo y repartiendo de forma más lógica y estratégica la apertura de centros por toda la geografía regional, habría muchos más alumnos, porque ahora muchos padres se han visto obligados a solicitar vacaciones para quedarse con sus hijos, pedir ayuda a la familia o incluso llevarlos al trabajo por necesidad, no por propio interés», expresa.

La presidenta de FAPA Cantabria prioriza esta necesidad a la idea de ampliar las actividades de ocio creativo que sí se han desarrollado con éxito en museos, albergues y otras dependencias culturales dependientes del Gobierno regional, como demuestra que se agotaron las plazas en la mayoría de los casos, con cerca de 700 niños y jóvenes participantes.

"Descolocados"

Por su parte, Mónica Haro, presidenta en Cantabria de Concapa (la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos), está convencida de que los índices de participación en las actividades que se han hecho públicos «mejorarán» en los siguientes periodos de descanso, porque esta semana de vacaciones de noviembre, la más novedosa del calendario, «ha pillado un poco descolocados a los padres, que no sabían muy bien que hacer». Respecto a los colegios concertados –de cuya asociación de padres es responsable–, Haro manifestó que aún no tiene datos oficiales de los 17 que han abierto sus puertas estos días, que anunciará a lo largo de la próxima semana.