Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

Nieva en Reinosa

fotogalería

La nieve se ha dejado ver este lunes por las calles de Reinosa. / José Luis Sardina

  • El mal tiempo obliga a usar cadenas para circular por seis puertos de montaña, y la DGT pide extremar la precaución en la A-67 y El Bardal

La foto de Cantabria ha cambiado de la noche a la mañana sin apenas dar tiempo a sus habitantes a cambiar la ropa del armario. El otoño empieza con fuerza en la región. Después de un fin de semana de intensas lluvias, brusca bajada de temperaturas y la primera nevada de la temporada, la semana ha empezado agravando la situación. El primer temporal llega para quedarse.

El lado más negativo y peligroso, el estado de las carreteras. Ya están empezando a cambiar el negro del asfalto por el blanco de los copos y obligando a los conductores a sacar las cadenas del maletero. Según los últimos datos del Gobierno de Cantabria, es obligatorio usar cadenas para circular por seis carreteras regionales: la CA-184, de Potes a Piedrasluengas; por la CA-281, en Polaciones; por el puerto de Alto Campoo (CA-183), por Palombera, en la CA-280 (Los Tojos) como en Espinilla (Campoo de Suso) y en el puerto de Lunada (CA-643). En todos estos viales, además, está prohibido el paso de camiones, articulados y autobuses.

No está siendo la nevada del siglo pero Tráfico también ha pedido extremar las precauciones para circular por la A-67, a la altura de Reinosa (del kilómetro 156 al 117) y en el Alto del Bardal, que une Matamorosa con Mataporquera.

En ninguna de las carreteras afectadas, la nieve no ha provocado accidentes de gran relevancia. El parte del 112 apenas ha registrado algún que otro coche que ha tenido problemas para seguir con la marcha en la CA-184 (Piedrasluengas), CA-716 (San Miguel de Aguayo) y en la A-67 (kilómetro 142).

La nieve no solo está haciendo acto de presencia en las carreteras. También en municipios como Reinosa, que está en alerta por nevadas, empieza a asomar el manto blanco, tal y como refleja el vídeo colgado por los voluntarios de Protección Civil en su perfil de Twitter.

Allí las temperaturas son gélidas. Los termómetros han marcado un mínimo de 0,2 grados centígrados pero hay zonas como Polientes (-2,2) y Camaleño (-0,3) que le han superado bajando de los cero grados.

"No es nieve suficiente para abrir la estación de esquí"

Desde que Javier Carrión se puso a los mandos de Cantur no hay día que no mire al cielo. Sobre todo ahora que llega el frío y con él la nieve, de la que vive la estación de esquí de Alto Campoo. Está deseando que los copos blancos se acuerden de Cantabria pero de momento habrá que seguir esperando mirando hacia arriba. "La nieve que está cayendo no es suficiente para poder abrir la estación. Necesitamos como mínimo 40 ó 50 centímetros de nieve recién caída y los meteorólogos nos han dicho que la lluvia y el frío empezarán a remitir este martes. Van a subir las temperaturas y nos han dicho que la nieve que ha caído hasta ahora será todo lo que haya esta semana. Seguirán las lluvias pero las temperaturas subirán, así que sin frío ese agua no se convertirá en nieve", explica con resignación desde su despacho en Cantur.

¿Y para cuándo entonces la apertura? "Hasta que no haya el espesor mínimo, la pregunta del millón va a seguir teniendo la misma respuesta. No podemos abrir y de momento no sabemos a ciencia cierta cuando podremos hacerlo. Dependemos del tiempo, de que cargue más o menos. Si por mi fuera, abría mañana", indica Carrión.

En cualquier caso, los operarios de Alto Campoo se encuentran trabajando desde este verano para tener lista la estación cuando el cielo dé su visto bueno.

Preguntado por los esperados cañones para la innivación artificial, Carrión confía en que las condiciones meteorológicas permitan a Cantur cumplir el calendario de plazos que se habían marcado. De momento, los operarios siguen trabajando para ponerlo a disposición de los usuarios en el menor tiempo posible.

Sigue la intensa lluvia

El agua también está haciendo de las suyas y Treto acumula ya más de 35 litros de agua por metro cuadrado, la tercera localidad de España con mayor precipitación acumulada. También ha entrado en ese 'top ten' San Vicente de la Barquera, acumulando 31 litros por metro cuadrado. Santander, que a lo largo de todo el fin de semana llegó a los 119 litros, este lunes se quedó en 40,4 litros. El fuerte aguacero de la mañana no fue suficiente para igualar la cantidad del fin de semana pero sí para situarse como el cuarto lugar de toda España en la que más ha llovido, justo detrás de Treto, otra localidad cántabra.

Y si la nieve ha causado estragos en las carreteras, las lluvias no han querido ser menos. Según datos de Tráfico, hasta las cinco de la tarde se han producido 15 accidentes en las vías interurbanas, produciéndose la mayoría de ellos en las autovías (13). Solo dos han ocurrido en carreteras convencionales.

En la mayoría de los casos han sido "pequeñas colisiones" que apenas han dejado heridos pero sí algún que otro colapso. Los más llamativos por las colas que han generado han sido los que se han producido a primera hora en la A-8 y a la entrada de Santander. El primero tuvo lugar a la altura de Saltacaballo en sentido Bilbao, mientras que los otros, en un intervalo de tiempo de quince minutos y de espacio de dos kilómetros. Ocurrieron en Maliaño y Astillero.

En cuanto al parte de heridos, reseñar que solo hubo dos accidentes con víctimas. En ambos casos, una sola persona y sus pronósticos, leves.

También Castro Urdiales ha tenido eco en el panorama nacional pero no por la lluvia sino por el viento. Está entre las diez poblaciones españolas que han registrado rachas de viento más fuertes y velocidades máximas. Sus 65 kilómetros por hora de una racha a las 00.40 y los 36 kilómetros por hora de velocidad máxima a las 9.00 horas son, en ambos casos, el séptimo mayor valor.

Los ríos por el momento aguantan el órdago del tiempo y la Confederación Hidrográfica del Ebro marca todos los afluentes en verde (cauce normal), lejos de los umbrales de riesgo.

Árbol caído en Comillas (por Lucía Alcolea)

Efectivos del 112 retiraron ayer un árbol caído en el paseo de la Rabia de Comillas, donde, según la alcaldesa, Teresa Noceda, “los efectos del fuerte viento y la lluvia tuvieron como consecuencia la caída de uno de estos árboles de grandes dimensiones, por lo que avisamos al Servicio de Carreteras y en seguida procedieron a su corte definitivo y retirada los efectivos del 112”, matizó. Según José Manuel García, propietario del restaurante El Galón, que está situado frente a dicho paseo, “no es la primera vez que pasa y estamos preocupados por si el árbol cae encima de alguien, en que tendríamos que lamentar un mal mayor”.

La alcaldesa explicó ayer que dado el peligro que acecha en relación a estos árboles, “ya he dado aviso al Consejero de Obras Públicas para que revise los árboles y se corten si es necesario, o se ponga alguna solución al problema”, matizó. Noceda cree que se trata de “plataneros” que llevan muchos años en pie y son todos “de gran tamaño”. “Esperamos que estudien el estado de estas especies y pongan una solución”, dijo Noceda.

Imagen de El Chivo.

Imagen de El Chivo. / Meteocampoo

Cantabria, en amarillo

Cantabria se encuentra en alerta amarilla hasta las 00.00 horas por nevadas, en concreto en Cantabria del Ebro, Liébana, el centro regional y el valle de Villaverde. Aunque la cota de nieve puede bajar hasta 700 metros durante las horas nocturnas, la acumulación de nieve se espera fundamentalmente por encima de los 900. En Cantabria del Ebro y Liébana se espera que alcance los cinco centímetros de espesor, mientras que en el centro regional y el valle de Villaverde será de tres centímetros.

En cuanto a las temperaturas, esta madrugada Polientes ha registrado la mínima más baja con -2,4 grados. En Fuente Dé 0,3 y 0 grados en Tresviso.

La previsión para mañana martes sigue en la misma tónica: intensas lluvias, cielos muy nubosos y la cota de nieve en torno a 900 metros. Eso sí, las temperaturas mínimas comienzan a subir ligeramente en Liébana y Cantabria del Ebro. En Santander, los termómetros no pasarán de los 14 grados.