La polémica ha surgido por el uso del chaleco en unas prácticas de tiro
La polémica ha surgido por el uso del chaleco en unas prácticas de tiro / Andrés Fernández

Denuncian a la Guardia Civil por obligar a tres mujeres a usar chalecos antibalas no adaptados

  • La asociación AUGC denuncia que fueron "violentadas físicamente" y que los mandos trataron de ajustarles ellos mismos estas prendas de protección

El jefe de la Guardia Civil en Cantabria ha sido denunciado ante el Tribunal Togado Militar por supuesto abuso de la condición de mando y extralimitación, porque en un ejercicio de tiro obligó a tres agentes femeninas a ponerse el chaleco antibalas estándar, que no era de su talla ni estaba adaptado a su anatomía.

La Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) ha dado a conocer esta denuncia y los hechos que la motivaron en una rueda de prensa en la que ha comparecido una de las agentes mujeres afectadas, que ha denunciado al coronel de la Guardia Civil en Cantabria, Luis Antonio del Castillo, ante el Tribunal Togado Militar de Madrid. Esta cabo, Pilar Villacorta, que pertenece a AUGC, ha explicado que presentó la denuncia el pasado 21 de octubre en su condición de vocal del Consejo de la Guardia Civil, un órgano colegiado en el que están representados la Administración y miembros del Cuerpo.

Villacorta ha comparecido junto al secretario general de la AUGC en Cantabria, Alberto Alegría, y han contado que los hechos que han originado la denuncia ocurrieron hace aproximadamente un mes, cuando esta agente y otras dos compañeras estaban realizando un ejercicio en la galería de tiro de la Guardia Civil.

Según han explicado, el oficial que supervisaba el ejercicio autorizó a las tres agentes a que lo realizaran sin ponerse el chaleco antibalas estándar, porque no había ninguno de su talla ni que se adaptara las formas de su cuerpo. Tras terminar el ejercicio, según su relato, el coronel jefe acudió a la galería de tiro y ordenó que las tres agentes volvieran, para "enseñarles" a colocarse el chaleco.

Alegría ha asegurado que se llegó a "violentar físicamente" a estas agentes mientras trataban de ajustarles ellos mismos el chaleco, y Villacorta ha afirmado que vivió una discriminación.

Ha manifestado que pusieron a las agentes mujeres en fila para enseñarles cómo colocarse el chaleco, con la presencia del coronel, dos tenientes y dos guardias. "El coronel dijo que bajaba a enseñarnos a colocar el chaleco y que la talla era lo de menos y que había que estar acostumbrado a prendas incómodas", ha resaltado, antes de precisar que solo actuó así con las mujeres y que no mostraron a ningún agente hombre cómo ponérselo.

Villacorta ha aseverado que el argumento del coronel contradice una circular de la Dirección Adjunta Operativa del Cuerpo del 13 de septiembre que señala que el chaleco debe estar adaptado a las características antropométricas y ofrecer garantías de "seguridad" y "comodidad", y ha añadido que en la normativa que regula los ejercicio de tiro "no pone en ningún momento que deba hacerse" con esa prenda.

Según ha destacado, ese día en la galería de tiro vivió un "espectáculo bochornoso" y las agentes fueron objeto de un trato degradante. Por eso, ha denunciado al coronel Del Castillo por infringir, supuestamente, los artículos 48,50 y 65 del Código Penal Militar.

Los dos guardias han remarcado que los chalecos antibalas se están convirtiendo "en motivo de discriminación" para las mujeres del Cuerpo, mientras la Jefatura "hace oídos sordos"