Los mandos defienden al coronel Del Castillo: "Nunca obligó a nadie a ponerse el chaleco"

El chaleco reglamentario de la Guardia Civil.
El chaleco reglamentario de la Guardia Civil. / DM .
  • La Asociación de Oficiales argumenta que tanto el coronel como el resto de guardias civiles instructores presentes en el ejercicio de tiro "cumplieron escrupulosamente la normativa"

La Unión de Oficiales ha querido salir al paso para defender y mostrar su "total apoyo" al coronel de la Guardia Civil en Cantabria, Luis Antonio del Castillo, quien ha sido denunciado desde la asociación AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) por un supuesto abuso de la condición de mando y extralimitación, después de que en un ejercicio de tiro "obligase a tres agentes femeninas a ponerse el chaleco antibalas estándar, que no era de su talla ni estaba adaptado a su anatomía", según afirman los denunciantes.

Desde la Unión de Oficiales afirman que tanto el referido coronel como el resto de guardias civiles instructores intervinieron "cumpliendo escrupulosamente la normativa que regula estos ejercicios" y en ningún momento el coronel obligó a la cabo 1ª Villacorta y a las otras dos agentes "a ponerse el chaleco reglamentario y ni mucho menos fue el propio oficial el que les colocó dicha prenda".

La UO concide con la AUGC en que es legítima y necesaria la reivindicación de dotar a las agentes de chalecos adaptados a su fisonomía, pero no comparte que, para ello "deba cuestionarse la profesionalidad de unos oficiales, ni tampoco tergiversar los hechos de tal forma que se está al borde de un nuevo género narrativo, la ficción asociativa".

El organismo que agrupa a los oficiales de la Benemérita explica su versión de unos hechos que ocurrieron hace un mes, denunciados ahora por la cabo Pilar Villacorta y otras dos compañeras también de la AUGC y que deberán ser juzgados por el Tribunal Togado Militar. Según la versión de la UO, un equipo docente de intervención operativa, formado por un oficial y dos guardias civiles, habilitados para impartir un ejercicio ordinario de tiro, informó a los agentes de la necesidad de utilizar el chaleco reglamentario por seguridad, dado que el ejercicio se realizaba con munición real. "La cabo 1ª Villacorta, haciendo caso omiso de las recomendaciones de seguridad se negó a realizar dicho ejercicio con el chaleco alegando 'incomodidad'" -añaden desde la UO.

El teniente que estaba al cargo del ejercicio de tiro comunicó al coronel Del Castillo que se estaban observando "preocupantes carencias en la colocación y uso de la citada prenda (como la colocación al revés del chaleco, es decir, anteponiendo la parte posterior en lugar de la anterior) por lo que era conveniente realizar una charla formativa al respecto".

El coronel, según señala el comunicado de la UO, no sólo mostró su conformidad sino que decidió acudir al lugar donde se estaba realizando el ejercicio de tiro, "preocupado e interesado en conocer de primera mano la formación que estaban recibiendo sus guardias". Una vez en la galería, "fueron los instructores y el profesor los que estuvieron instruyendo a los agentes sobre colocación y uso del chaleco sin que, en ningún momento, se obligase a nadie a colocarse el chaleco contra su voluntad y, mucho menos, fue el propio coronel quien colocó dicha prenda a una Guardia Civil", concluye el relato de la agrupación de Oficiales.