La mitad de los cántabros de entre 10 y 15 años tiene teléfono móvil

Adolescentes con sus correspondientes móviles, en este caso a la caza de Pokémons
Adolescentes con sus correspondientes móviles, en este caso a la caza de Pokémons / AFP
  • 17.703 niños disponen de un terminal, pero el uso en este tramo de edad ha ido bajando en la última década

Para unos, es bueno; para otros, un retroceso. Desde un avance en el control y en sentido de la responsabilidad hasta una mancha en el proceso de formación tecnológica de las futuras generaciones. Por esos extremos se mueve el abanico de opiniones al saber que Cantabria se ha situado en la última posición de España en porcentaje de niños de entre 10 y 15 años que disponen de un teléfono móvil. O, lo que es lo mismo, lo poseen 17.703 de los 31.885 menores de esas edades que residen en la región. En los últimos diez años el porcentaje de menores cántabros que tienen un terminal de este tipo, lejos de crecer -como está pasando en la mayoría de las comunidades españolas- se ha ido reduciendo. Una curiosa evolución. En Cantabria, en el año 2006, el 66,3% de los menores cántabros comprendidos en este tramo de edad tenía un móvil. Diez años después, el porcentaje se ha reducido en 10 puntos.

Son los últimos datos de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación de los Hogares, hecha pública este mes por el INE (Instituto Nacional de Estadística) y referidos al primer trimestre de 2016. Por contra, son los chavales vascos los menores que en mayor proporción utilizan en España un teléfono móvil, alcanzando al 79,2% de la población con menos de 15 años residente en esa comunidad. Cantabria es la región, en consecuencia, donde es menor el porcentaje de chicos que vive ligado o atrapado por el teléfono móvil.

Esta progresiva reducción podría estar asociada, además de a directrices impartidas por los padres, a la situación económica de las familias, sobre todo si se tiene en cuenta que en los años 2007-2008 (justo antes de que estallara violentamente la crisis) el uso del móvil entre los niños cántabros alcanzaba el 66,7%. Desde entonces, todo ha sido descender. La media de España es del 69,8%, doce puntos porcentuales por encima de los de Cantabria. Y siendo real esa relación causa-efecto, el INE revela otro dato en cierta medida 'contrario': a menor cantidad de dinero ingresado por la familia, mayor porcentaje de niños disponen de un móvil en Cantabria.

Ordenador e internet

No ocurre lo mismo con el uso de otros medios tecnológicos disociados de la comunicación rápida por móvil -donde el WhatsApp lidera de manera absoluta- ya que, por el contrario, Cantabria está a la cabeza en el acceso a internet en 2016 (siempre referidos los datos a chicos y chicas de entre 10 y 15 años) ya que el 100% de estos menores utilizaron en algún momento la red de redes entre enero y marzo de 2016, el porcentaje más alto de toda España. Este valor, prácticamente, iguala a los que son usuarios de un ordenador, el 97,2% de esta población infantojuvenil.

Por sexo, las diferencias de uso de ordenador y de internet apenas son significativas. En cambio, la disponibilidad de teléfono móvil en las niñas supera en más de cinco puntos a la de los niños. La evolución de los resultados según la edad sugiere que el uso de internet y, sobre todo del ordenador, es una práctica mayoritaria en edades anteriores a los 10 años.

Los datos sobre los menores que disponen de móvil contrastan con los adultos que tienen en Cantabria un terminal de telefonía celular: el 96,6% de la viviendas de la región tienen al menos un telefóno de este tipo, contabilizando para aportar este dato que en Cantabria hay un censo de 217.022 hogares.

Siendo esta cifra importante, la que se lleva el récord absoluto en el uso de las tecnologías en los hogares cántabros es la televisión, ya que el 99,1% -la práctica totalidad de los hogares cántabros- dispone de una 'tele'. En el 78% de los hogares hay un ordenador -portátil o fijo- el 83,5% sigue disponiendo de teléfono fijo y el 80,3%, radio.

Donde la tecnología comienza a dejar algunos aparatos tecnológicos en la cuneta es en la otrora 'estrella' de los hogares, ya que solo el 27% sigue teniendo un reproductor de cintas de vídeo; el 38,8% dispone de un mp3 o mp4, mientras que 'aguantan el tipo' los DVD -el 62,8% de los hogares cántabros sigue poseyendo al menos uno bajo la televisión- y la 'histórica' cadena musical, con un 53,3% de presencia en las casas.

Ebook y nivel económico

Al que le cuesta entrar en los hogares cántabros es al libro eléctrónico, que aparece en las preferencias y tenencias de los cántabros aún en un tímido 24,9% de media. Casi el 70% de los lectores prefiere seguir oliendo y tocando el papel. Este dato es relevante en un aspecto: cuanto más ingresos mensuales hay en las familias cántabras, más aumenta el uso de este tipo de dispositivos (hasta el 48% en quienes ganan 2.500 euros o más). Por el contrario el porcentaje del uso de estos lectores de libros desciende hasta el 6,1% en el caso de las familias donde se ingresan menos de 900 euros al mes. En otras palabras, a menos dinero, más uso del móvil en menores y menos utilización de los sistemas electrónicos de lectura.

En cuanto a las redes sociales más utilizadas, el informe presenta pocos cambios respecto al año anterior: Facebook sigue ganando por goleada seguida por WhatsApp. Twitter, que ha recuperado una posición respecto al año pasado, aparece en noveno lugar, en una lista de la que ha desaparecido Google+. Lo que sí detecta este informe del INE es que para acceder a la red cada vez se utiliza más el teléfono móvil y menos el ordenador. Una tendencia que coincide con la sensación general del día a día.