Testigos del juicio de 'Trigo Limpio' no recuerdan detalles de intermediación

  • Esta mañana estaban citados para declarar en la vista una treintena de testigos, muchos de ellos propietarios de fincas en cuya compraventa tuvieron alguna participación los acusados o las sociedades

Muchos de los testigos que han comparecido hoy en el Juzgado para declarar por la 'Operación Trigo Limpio' no han podido recordar quiénes fueron intermediarios en las operaciones de compraventa de fincas por el tiempo que ha transcurrido desde entonces, en algunos casos más de diez años.

La 'Operación Trigo Limpio' sienta en el banquillo a una docena de personas, acusadas de delitos contra la Hacienda Pública y de falsedad en documento mercantil.

La Fiscalía solicita penas de 72 años de prisión en total, además de multas, inhabilitaciones, pérdida de posibilidad de tener subvenciones y responsabilidad civil.

Esta mañana estaban citados para declarar en esta vista una treintena de testigos, muchos de ellos propietarios de fincas en cuya compraventa tuvieron alguna participación los acusados o las sociedades que, según la Fiscalía y la acusación particular, utilizaban para emitir facturas y tratar de evadir impuestos.

Las preguntas de la Fiscalía y de la acusación particular, que ejerce la Administración Tributaria, se han referido sobre todo a operaciones con fincas de Parbayón, Camargo, Cartes, Peñacastillo, Pechón, Cueto o Monte.

Algunos de los propietarios de las fincas hicieron contratos privados de opción de compra o de cesión a sociedades, pero no han podido recordar detalles concretos ni quiénes intermediaron.

También han declarado como testigos administradores, socios o apoderados de empresas, promotoras o inmobiliarias que participaron en la compraventa de fincas, que en algún caso han reconocido a los acusados aunque no los han relacionado con operaciones concretas.

Esta mañana también ha declarado la empleada de una oficina bancaria de Colindres, que ha señalado que el banco canceló cuentas de una de las sociedades que, según las acusaciones, utilizaban los acusados.

Esta empleada ha explicado que esa decisión se tomó porque la entidad detectó "movimientos que le parecieron sospechosos", como por ejemplo ingresos por transferencia de cantidades importantes que posteriormente retiraba una de las acusadas.

La Fiscalía ha detallado que a finales de 2006 y principios de 2007 hubo ingresos por valor de más de 264.000 euros.

También ha declarado el propietario de una empresa de ladrillos que, según la Fiscalía y la Agencia Tributaria, utilizó uno de los acusados para emitir facturas y ocultar cantidades cobradas como comisión por intermediar en compraventa de fincas.

Este empresario ha indicado que ese acusado fue representante de su negocio en Santander y que para cobrar sus servicios pasó facturas a nombre de otra sociedad, una de las que la Fiscalía y la Agencia Tributaria entienden que utilizó esta trama.

Pero ha aclarado que los pagos se le hacían exclusivamente por las funciones que desarrollaba como representante de la empresa en Santander, y no por otras actividades.

El juicio continúa esta tarde con la declaración de los agentes de Policía que participaron en los registros en las sedes de las empresas y en el despacho del abogado acusado de idear el entramado para evadir impuestos.