El Gobierno colaborará con el Estado y el Ayuntamiento "para solucionar el problema"

  • La Consejería de Medio Ambiente convoca este miércoles una reunión con los concejales de Santander para estudiarlo

La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha ofrecido la colaboración del Gobierno de Cantabria, tanto al Ejecutivo central como al Ayuntamiento de Santander, "para solucionar el problema" del bitrasvase del Ebro.

De esta manera y en un comunicado, el Gobierno ha ofrecido "una mano tendida" al Consistorio de la capital cántabra ante el conocimiento este martes de la sentencia del Tribunal Supremo que anula el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y en la que se indica como motivo único los "insuficientes recursos hídricos" para abastecer a la población de la ciudad tras la anulación del bitrasvase en diciembre de 2013.

Díaz Tezanos ha manifestado que el Gobierno de Cantabria está "colaborando activamente" en la resolución de este tema, por lo que ha ofrecido "toda nuestra colaboración", tanto al Gobierno central como al Ayuntamiento de Santander, para alcanzar una resolución favorable "ya que en este momento es el que suministra agua a Santander durante la etapa de verano, y en el futuro, puede utilizarse para completar el abastecimiento de agua a toda Cantabria".

En su comunicado, el Ejecutivo regional ha recordado que el 12 de abril de 2004 el Gobierno central aprobó el proyecto constructivo del abastecimiento de agua a Santander. Esta decisión fue recurrida por la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (ARCA), la misma que ha recurrido el PGOU de Santander.

Posteriormente, la Audiencia Nacional dictó sentencia el 17 de enero de 2011 anulando el acuerdo del Ejecutivo central y admitiendo las tesis de la asociación ecologista. Más tarde sería el Alto Tribunal quien estimase el recurso de ARCA y anulase el proyecto, ya construido y en funcionamiento, en diciembre de 2013.

No obstante, también en febrero de 2015, la Audiencia Nacional dictó otra sentencia anulando la resolución del Ministerio de Medio Ambiente que otorgaba autorización especial para derivar las aguas del embalse del Ebro a Cantabria.

Ahora es el Tribunal Supremo quién anula el PGOU de Santander porque los recursos hídricos de ese plan se basaban en un bitrasvase de agua que si bien había sido anulado con posterioridad a la aprobación del planeamiento, que recibió la aprobación definitiva de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) en septiembre de 2012.

Desde el Ejecutivo regional, en el que las competencias en esta materia están en la cartera de Díaz Tezanos, han indicado que durante 2015 y este 2016 el Gobierno central "ha estado trabajando para eliminar las causas que motivaron en su día la anulación del bitrasvase" y una labor en la que ha contado con el Gobierno PRC-PSOE desde que éste tomó posesión a mediados de 2015. "El Gobierno de Cantabria ha venido trabajado "lealmente" con el Gobierno central y ha colaborado en los trabajos que llevarían a la legalización de esta infraestructura", han asegurado desde la administración autonómica, que ha apuntado que sin embargo, a día de hoy, el Estado "no ha finalizado la tramitación ambiental del proyecto, pero es previsible que lo finalice en los próximos meses".

Precisamente este miércoles, 16 de noviembre, a instancias de los responsables de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, se ha convocado a una reunión a los concejales del Ayuntamiento de Santander para estudiar y solucionar todos los problemas que en este momento tiene planteados el Bitrasvase del Ebro.