El Parlamento no logra localizar a los dueños de Ecomasa para que declaren

El director comercial de Hergom, Luis Aguilar, compareció este jueves en el Parlamento.
El director comercial de Hergom, Luis Aguilar, compareció este jueves en el Parlamento. / Javier Cotera
  • El presidente de la comisión de investigación dice que hay "problemas" y "dificultades" para entregar los requerimientos a los administradores

Al Parlamento de Cantabria no se lo están poniendo nada fácil para cumplir su propio plan de trabajo en la comisión de investigación de Ecomasa, que pone la lupa en la gestión de los fondos públicos destinados a la fábrica de estufas de Maliaño. Sus señorías se vieron obligados ayer a retrasar la comparecencia de los administradores de la empresa, Manuel Jesús Lavín y Andrés de León, sobre quienes estaban todos los focos y cuya gestión ha sido criticada por todos los grupos políticos, por los "problemas" que tienen para que reciban los requerimientos.

Antes del inicio de la tercera sesión, el presidente de la comisión, el regionalista Fernando Fernández, explicó que existen "dificultades" para entregar las notificaciones a las personas que intervinieron en la firma del acuerdo con Teka, que estaba previsto que comparecieran el 22 de noviembre. Por eso, se ha optado por retrasar su presencia en el Parlamento, uno de los momentos más esperados por PP, PRC, PSOE, Podemos y Ciudadanos, así como la de Diego Recio, directivo de Teka, "hasta que se localicen sus domicilios habituales". En su lugar asistirá el exdirector del Instituto Cántabro de Finanzas Jorge Gómez de Cos, que era el responsable de la empresa pública cuando se puso en marcha el proyecto.

Tampoco tuvieron suerte con la comparecencia este jueves de Mar Gómez-Casuso, una de las propietarias del grupo Hergom; quien sí lo hizo fue el director comercial de la compañía, Luis Aguilar, quien aportó poca luz a la investigación parlamentaria en torno a la gestión de los 18 millones de euros públicos y los 3,2 aportados por los empleados cuando gobernaba el Partido Popular.

El empresario respondió a todas las dudas planteadas por sus señorías, la mayoría de carácter muy técnico y se acogió a su perfil de profesional "para no hacer valoraciones personales". Tampoco pudo decir cuando fue cuestionado por todos los grupos si la empresa de Maliaño era viable porque "jamás vio el plan de viabilidad ni ningún documento de la operación". Aunque a día de hoy, recalcó hasta dos veces, diría "taxativamente que no". Con los datos que se conocen en la actualidad en la mano –la mayoría les conoció por boca de los propios diputados sobre la marcha– llegó a decir que la situación de la empresa el año pasado, justo antes de la liquidación, era "una ecuación mortal". Aguilar reconoció que "no la hubiera cogido ni por un euro ni regalada" y entendió que en esas circunstancias el bipartito PRC-PSOE no hiciera una nueva aportación porque "era hacer la bola de nieve más grande; ya no era viable".

"Pudo ser viable"

No obstante, dijo que la empresa "pudo ser viable" hasta que a finales de 2014 y principios de 2015 cuando se produjo la caída del precio del petróleo por debajo de los 100 dólares y "dejó de serlo". "El pellet tiene mucho riesgo porque mantiene una relación muy peligrosa con el precio de la energía", explicó este directivo, quien apuntó que "ahora no sería viable" una fábrica de estufas para ese tipo de combustible, con empresas "cerrando" en mercados "más maduros" como EE UU, Inglaterra o Dinamarca.

Si quien le propuso, Ciudadanos, esperaba algún reproche a su antecesor en el cargo y administrador posteriormente de Ecomasa, Andrés de León, confió en vano. Aguilar sólo reconoció que los propietarios de Hergom «sospecharon que se pudo llevar información de la empresa porque él no avisó de que se iba a ir a la competencia, cosa que es un detalle que debería de tener».