El Black Friday no es un viernes negro

fotogalería

Las calles del centro de Santander se llenaron de clientes y de bolsas en el viernes de descuentos. / Javier Cotera

  • Los descuentos llenan de gente las grandes superficies y los pequeños comercios

  • Los cántabros aprovechan el fin de semana de precios especiales en las tiendas para adelantar las compras de Navidad

Gran día de ventas en la primera jornada del Black Friday o viernes de descuentos, que en Cantabria se alarga hasta este domingo. Muchas ventas en grandes superficies y centros comerciales y animación en las tiendas del centro, tanto en Santander como en Torrelavega, con fiesta incluida. Buenas cajas en los locales y animación en la calle. Muchos paseantes con bolsas y espejismo de que la economía va bien. "Nada es así", alertan los pequeños comerciantes en su titánica lucha con las grandes superficies "porque estos días de descuentos obligados porque el público se ha dejado llevar por la moda hace que vendamos con descuentos, y lo que se vende ahora ya no se vende en Navidad. Así que es un espejismo", dice la presidenta de los comerciantes del Casco Viejo de Santander, Yolanda Hoyos.

En los centros comerciales se registró este viernes una gran afluencia de público. Media Markt vendió muy bien, sobre todo en telefonía e informática. "Tenemos muchos productos en oferta y mucho público, lo esperado", explican desde la empresa en Santander. El Corte Inglés inició un fin de semana de grandes ventas, uno de los ‘interesantes’ del año, dicen desde la empresa. Además, el domingo abren todas las grandes superficies en Cantabria.

Valle Real también vive un fin de semana de grandes ventas, con el atractivo de los descuentos "y el reparto de 8.500 euros en cheques-regalo para compras en sus tiendas y establecimientos, además de animaciones, música en directo y degustaciones. Cabe destacar el gran encendido de Navidad con el que Valle Real inaugura la temporada de ocio, talleres y entretenimiento para toda la familia que acompañará a los visitantes toda la Navidad", dicen desde el centro comercial, que aumentó en 2015 la afluencia de público en un 43% respecto al año anterior y este 2016 se prevé superar.

Ofertas

El Black Friday tiene su origen en Estados Unidos y se ha instaurado como el pistoletazo de salida de las compras navideñas con descuentos de hasta el 70%. Ya está considerado como el segundo día más importante del año para el comercio, solo superado por los Reyes Magos, y es conocido por el 93% de los cántabros, por debajo de la media nacional (94%), según el estudio realizado por el ‘Observatorio Black Friday Worten-GfK’. El informe estima que, de media, cada cántabro se gastará 214 euros.

"En España, el modelo Black Frifay se ha adaptado a rebajas durante un fin de semana entero, incluso toda la semana. Pero el hándicap es que estamos a fin de mes y el dinero no corre", dice Hoyos. "El año pasado el viernes de descuentos se notó en las cajas, y este año tendrá más importancia porque la gente está lanzada a las compras por las campañas de prensa y televisión. Pero hay que tener claro que este fenómeno no lanza la economía, la gente compra por los descuentos", acaba. En su tienda Nylan, hay descuentos de hasta el 50%.

En el mercadillo de Torrelavega hubo el ‘Blas Fridei’.

En el mercadillo de Torrelavega hubo el ‘Blas Fridei’.

"Se anima la ciudad

Paula San Vicente, en su tiendas Colette y Zona Cool To, de la calle Arrabal, explica que "es un buen momento para adquirir buenas piezas a buenos precios. Tengo cosas hasta con el 70% de descuento.En esos días sube el consumo y eso está muy bien para el pequeño comerciante y a para la ciudad". Beda Herrezuelo, propietaria de una de las principales zapaterías de Santander, cree que el Black Friday "no es bueno para el pequeño comercio, desestabiliza el sector y nuestros hábitos de consumo. Noviembre ha sido muy flojo y ahora se anima la venta. Estoy de acuerdo en que anima la ciudad y el centro, pero lo que se vende ahora no se venderá en Navidad".

En Torrelavega, el centro se convirtió en una gran fiesta en la calle gracias a la iniciativa de los comerciantes. Hubo hinchables para niños, actuaciones musicales, un ‘photocall’ donde los clientes podrán hacerse fotografías, animadores de calle y hasta un ‘flashmob’. La programación festiva atrajo a los clientes en una buena jornada para las cajas registradoras.