Exhibición de poderío regionalista

Pocos minutos antes del comienzo de la sesión plenaria del 7 de noviembre en el Parlamento de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, sonrisa socarrona bajo el bigote, saca de su carpeta y relee un artículo de ‘La Voz de Galicia’ que recibe con preocupación el reciente nombramiento de Íñigo de la Serna como ministro de Fomento, apenas cuatro días antes. En esencia, el autor del texto, Gonzalo Bareño, advierte al reelegido presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, del riesgo que entraña la llegada del exalcalde santanderino al Ministerio para el impulso final del AVE de Galicia con la Meseta que debe ser una realidad en 2018. La idea es que el nuevo ministro puede estar más interesado en acelerar la conexión ferroviaria Cantabria-Madrid en menos de tres horas que en la alta velocidad gallega, «sobre todo –remata el articulista– si como parece evidente, (De la Serna) llega al Gobierno para promocionarse de cara a las futuras elecciones autonómicas con la intención de desalojar del Gobierno a un Miguel Ángel al que Rajoy, por más anchoas que le lleve a La Moncloa, no aguanta (…)». O sea, esa teoría según la cual el PP puede hacer un ‘alonso’ con De la Serna y devolverle a Cantabria como candidato en 2019 también le parece plausible a Revilla. Al meterse en el ascensor del Parlamento, el presidente cántabro deja caer: «Y yo que pensaba retirarme…».

Para seguir leyendo, pinche aquí.