Revilla admite por primera vez que el presupuesto no se aprobará en plazo

fotogalería

Reunión mantenida esta mañana en la sede del Gobierno regional. / Roberto Ruiz

  • El Gobierno de Cantabria propone subir el impuesto de Transmisiones a un 10% y Sucesiones en algunos tramos, en función de la relación parental | UGT y CCOO realizan una primera valoración "positiva" mientras CEOE critica la subida de impuestos

El Gobierno de Cantabria, sindicatos y patronal volverán a reunirse el próximo lunes para analizar el presupuesto de 2.621 millones para 2017, un 6,3% más que este año. Lo que confirma que será "imposible", según el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que el 1 de enero entre en vigor. Una situación que no ocurría desde 1993-1994. "Es una circunstancia completamente nueva y en España, salvo cuatro comunidades, nadie lo ha presentado. 15 días no significan gran cosa", se ha justificado Revilla, que ha admitido por primera vez ante las cámaras que el presupuesto no estará a tiempo.

Tras el encuentro de la Mesa General de Diálogo Social, en el que "se han detallado todas las partidas", el presidente regional ha explicado a los medios de comunicación que "a partir de ahora, con tiempo y reflexión, espero que seamos capaces de articular una mayoría en el Parlamento para sacar unos presupuestos que son los mejores que se pueden hacer en estas circunstancias".

Al ser preguntado por los impuestos, Revilla ha cedido la palabra al consejero de Economía, Juan José Sota, que ha confirmado la intención del Gobierno de hacer modificaciones. "En el impuesto de Sucesiones y Donaciones baja en Donaciones y sube en Sucesiones, en algunos tramos, en otros bajan (en función de la relación parental). Subimos de forma no muy importante el impuesto de Patrimonio que afecta a 3.000 cántabros (de 270.000 contribuyentes ) y el impuesto de Transmisiones, que pasa del 8 al 10% equiparándolo a la mayoría de comunidades". El conjunto de esos ingresos supone "entre una décima y doce centésimas del PIB de Cantabria". El grueso de los ingresos procede de los tributos cedidos: el 50 por ciento de la recaudación por IRPF y el 58 por ciento de los impuestos especiales.

"Es una subida mínima que quiere demostrar a la ciudadanía que hacemos un reparto de la carga fiscal en nuestra comunidad donde aquellos que más tienen deben contribuir en mayor medida", ha dicho Sota.

Reunión "positiva"

UGT y CCOO han realizado una primera valoración "positiva", aunque todavía desconocen el documento -que se les ha entregado esta mañana "en pdf". Por el momento, ven con buenos ojos la reclamación de salarios ajustados a convenio. "Las tres cosas que podemos destacar son: que el presupuesto recoge las necesidades sociales actuales y que Industria, Sanidad y Educación reciben aportaciones importantes. Y eso nos parece adecuado", ha explicado el secretario de UGT, Mariano Carmona.

La CEOE no ha sido tan positiva porque, aunque coincide en la importancia de la inversión industrial, cuestiona el capítulo de ingresos y está en contra de la subida de ciertos impuestos autonómicos.