Récord de solidaridad con el Banco de Alimentos

fotogalería

En el almacén de Tanos, cedido por el Gobierno de Cantabria, los voluntarios no pierden un minuto en clasificar los alimentos. / Luis Palomeque

  • Los cántabros entregaron más de 220 toneladas en la ‘Gran Recogida’ del fin de semana

"Nuevamente hay que decirlo: lo mejor que tiene este país y esta región es su gente". Con esta frase, y con el optimismo que le ha producido "romper todos los récords" hasta ahora de recogida de alimentos para el banco de Cantabria, Francisco del Pozo, su presidente, valoraba este lunes el resultado de los dos días de campaña, que ha logrado reunir 220 toneladas de productos alimenticios –y otros de primera necesidad (especialmente higiene)– para las familias e instituciones de Cantabria que lo están pasando mal a consecuencia de la crisis económica.

Este volumen de alimento significa un 20% más de lo conseguido el año pasado. Y no ha sido solo este el récord: "Hemos contado con la colaboración de 700 voluntarios, 200 más que el año pasado, lo que redobla el sentimiento de solidaridad de los cántabros", dijo Del Pozo.

Todos los alimentos y demás productos necesarios para una vida diaria digna están siendo organizados, desde este lunes, en el almacén que el Banco de Alimentos de Cantabria tiene en Tanos por cesión del Gobierno de Cantabria, "un medio fundamental porque de otra manera no podríamos acumular tales cantidades".

Además, dentro de las mejoras que cada año se someten en este sistema de recogida, este año el banco estrena unos contenedores especiales, aislantes, que evitan cualquier tipo de contaminación en los alimentos almacenados.

Es importante resaltar que los voluntarios de este año –700– se mueven en unos márgenes de edad que podrían considerarse medios: "Han sido muchísimos los jóvenes que se han unido a nosotros, 350 acudieron a través de la llamada en la página web y el resto con presencia personal. Universitarios, estudiantes, trabajadores... no nos han faltado manos en esta convocatoria", se reafirmaba en su opinión positiva Francisco del Pozo.

Hasta carros de 350 euros

Desde un kilo de alubias a un carro de compra valorado en más de 300 euros se han dejado en las cajas que el Banco situó a la entrada de los supermercados de Cantabria que participaron el viernes y el sábado pasado, en toda España, en la que ya se conoce como ‘la gran recogida’. "Miles, millones de voluntades unidas para un fin mejor".

Julián es uno de voluntarios que estuvo el viernes y el sábado en uno de los supermercados de la firma Lupa. Tiene 21 años y estudia tercero de Derecho en la Universidad de Cantabria. Explicó a este periódico que se presentó voluntario "llevado por un impulso quizás no muy meditado, pero me alegro mucho de haberlo hecho". Explica que lo mejor de la experiencia que ha vivido "ha sido ver las caras de las personas que nos traían los alimentos: parecía que les daba vergüenza darlos cuando deberían estar orgullosas".

Ahora les quedan varias jornadas de recolección y organización de los alimentos –que desde este lunes llegaban por palets– desde los distintos supermercados de la región, cedidos no solo por los ciudadanos particulares sino también por las empresas de alimentación pequeñas y medianas que se unen a esta donación masiva.

Durante el año próximo, se irán repartiendo entre las personas que acreditan esta ayuda solidaria pero queda, además, la campaña de Navidad que cada año, hacia el 20 de diciembre, realiza la red de supermercados Lupa de Cantabria para recoger alimentos relacionados con estas celebraciones y que también tienen como destino el Banco de Alimentos de Cantabria.