La Renta Social Básica crece un 33% para paliar la falta de recursos en los hogares

Un ciudadano busca comida en un contenedor de basura de Torrelavega.
Un ciudadano busca comida en un contenedor de basura de Torrelavega. / Luis Palomeque
  • Educación destinará once millones de euros más para profesores y Sanidad incrementará su capacidad de contratar médicos en seis millones

Las áreas sociales seguirán siendo protagonistas del Presupuesto un año más. Sanidad, Educación y Servicios Sociales, departamentos gestionados por el ala socialista del Gobierno, monopolizarán tres de cada euros que Cantabria gastará en 2017. Las tres consejerías incrementan su retribución respecto a este año y la subida se notará, sobre todo, en los capítulos de personal, donde realmente se aprecian las inversiones en estos departamentos. Educación, por ejemplo, dispondrá de once millones más para contratar a profesores, mientras que Sanidad podrá cubrir mejor las bajas y vacantes médicas con un extra de seis millones de euros respecto a este año. El ICASS, organismo que centraliza las políticas de servicios sociales de la comunidad, crecerá en 3,7 millones (+1,5%) para poner en marcha las iniciativas del plan de emergencia social.

La principal subida se producirá en los fondos de la Renta Social Básica, una herramienta clave para paliar las consecuencias de la crisis en los hogares y creada por el Gobierno en 2007, cuando todavía se desconocía el verdadero alcance de la ausencia de recursos en las familias de la región. El año que viene habrá un 33% más de dinero para dedicarlo a estas ayudas. La bolsa se llenará con 28,4 millones, siete más que los previstos para éste y diez más que hace sólo dos años. Pero el aumento tiene una doble lectura: más recursos llegan a ciudadanos con los bolsillos vacíos, pero si se precisan más prestaciones es porque sigue creciendo la población sometida a graves apuros económicos.

De hecho, el número de solicitantes en Cantabria –cuyo perfil mayoritario es el de una mujer de 44 años– no deja de crecer cada año y ha sido durante los últimos doce meses cuando más lo ha hecho. En estos momentos, 5.361 cántabros, el 1% de la población, viven en estado de pobreza y recurren a la Renta Social Básica para subsistir.

Plan de Emergencia

Otras de las principales partidas incluidas en el Plan de Emergencia Social aprobado este año son para estancias concertadas para mayores y personas con discapacidad (72 millones, un 11% más), prestaciones económicas para familiares que cuiden a personas dependientes (22 millones, baja un 24%), para los servicios sociales de atención primaria (15,3 millones, se mantiene estable) y las ayudas a las madres para el fomento de la natalidad (1,6 millones, la misma cantidad que la destinada este año).

En total, la Consejería de Educación –que también incluye Deporte y Cultura– crecerá un 3,4%, mientras que Sanidad y el Servicio Cántabro de Salud lo harán un 2,5% entre las dos. El departamento dirigido por Eva Díaz Tezanos, que además de asuntos sociales integra medio ambiente, universidad e innovación, también destinará buena parte de su subida del 3,4% a otro tipo de proyectos que nada tienen que ver con la recuperación del Estado del Bienestar.

La gestión de residuos, puntos limpios y playas, por ejemplo, se comerá 34,6 millones de euros, mientras que las obras de saneamiento y abastecimiento supondrán un desembolso de 8,4 millones. Ambas partidas no sufren variaciones notables respecto al gasto que supusieron durante este año.