Alta tecnología, más médicos y un plan de cronicidad

Operación en Valdecilla.
Operación en Valdecilla. / Pedro Puente
  • Uno de los graves problemas que debe de afrontar la sanidad cántabra en 2017 es la falta de pediatras y médicos de Atención Primaria

Uno de los graves problemas que debe de afrontar la sanidad cántabra en 2017 es la falta de pediatras y médicos de Atención Primaria, que el pasado verano obligó a cerrar algún consultorio por no tener recambio para cubrir vacaciones y bajas. Ese déficit de personal se empieza a notar también en algunas especialidades médicas, sobre todo en los hospitales comarcales.

La implantación del plan de atención a la cronicidad es otro de los retos más importantes que la región tiene por delante. Esta iniciativa ha empezado a dar sus primeros pasos, pero solo está en marcha de forma piloto en cinco centros de salud.

Con el traslado al nuevo Valdecilla ya terminado, aún falta por concretar la devolución del edificio de la Residencia Cantabria a la Tesorería de la Seguridad Social. De esto depende la reubicación de la sede del Servicio Cántabro de Salud, que se irá al edificio del Idival, y éstos a Valdecilla. La Gerencia de Atención Primaria ocupará el edificio de la calle Vargas, ahora en obras.

La renovación de la alta tecnología de los hospitales, especialmente de Valdecilla, debe de ser prioritaria. Dentro del compromiso adquirido por el Gobierno, se incluye la adquisición de un nuevo equipo de Radioterapia que reemplazará a uno de los dos que ya están obsoletos.