fotogalería

/ Antonio 'Sane'

Ganas de esquí en Alto Campoo

  • Dos mil personas disfrutaron sin agobios del primer sábado de la temporada

  • La estación vivió una jornada sin problemas en los accesos ni aglomeraciones en los remontes

En casa de Iván Arce no hizo falta poner el despertador este sábado. Sus dos hijas, Andrea, de siete años, y Daniela, de 11, «empezaron dar brincos» a las siete de la mañana. Las pequeñas estaban nerviosas porque estrenaban temporada de esquí. Para él, era ya su tercera visita a Alto Campoo: «Desde que abrió el pasado miércoles, me he escapado todos los días desde Santander. La nieve está fantástica y hay la gente justa. Estábamos deseando que abriera». Iván fue uno de los dos mil esquiadores que disfrutando del primer sábado de la temporada en la estación. Muchos de ellos madrugaron por miedo a que se formaran largas colas de coches y terminaran por cerrar la carretera, como ha ocurrido otras veces, pero ayer no fue el caso. El acceso a Alto Campoo estuvo limpio y transitable durante todo el día y en los remontes y la cinta que conecta con la zona de debutantes apenas hubo colas. «Un día fantástico», como describió Arce, en el que 15 de las 22 pistas estuvieron abiertas.

Entre los que se pegaron el madrugón estuvieron los hermanos Alberto y José Manuel Ibáñez, que salieron de Torrelavega a las siete de la mañana. «Teníamos tantas ganas de nieve que no nos hemos querido arriesgar a que se nos estropeara el día por un exceso de gente. Pero al llegar nos hemos encontrado con una agradable sorpresa».

Ainhoa Loira, su marido y su hijo de siete años, Álvaro, lo tuvieron más fácil. Llegaron el viernes por la tarde a Reinosa, procedentes de Vizcaya, donde residen. «Nos hospedamos en el hotel Vejo. Siempre solemos venir los viernes, porque con el niño es una paliza y así nos evitamos tener que levantarnos a horas intempestivas». Les gusta tanto el esquí que «no dudamos en venir todos los fines de semana que nos es posible. Muchas veces nos quedamos en La Corza Blanca. Eso sí que es una gozada, porque estás a pie de pistas». La familia agradece las inversiones que se están haciendo en la estación. «Lo de los cañones es fundamental, pero lo de la cinta, para el niño, es un puntazo. Se nota que se están molestando en mejorar. Así nos cuestan menos las dos horas de viaje que tenemos en cada trayecto de ida y vuelta hasta aquí».

Víctor Gañán también esperaba con paciencia a que su hija Inés, de 12 años, se colocase para hacerla una foto con el móvil. Él llevaba una cámara de vídeo incorporada en el casco. «Hemos llegado esta mañana de Suances con muchas ganas. Este es el deporte preferido de mi hija y, salvo por algún examen, pensamos venir todos los fines de semana. Tenemos que aprovechar».

Como el resto, aplaude la novedad de los cañones. «Me tienen encantado, aunque hay que ser realistas:como nos vengan unos cuantos días seguidos de viento sur, esto no hay cañones que lo salven».

El mismo argumento que maneja Emilio Ruiz, director de la Escuela Española de Esquí: «Lo importante es que no entre el sur y que se mantengan las temperaturas bajas, así podríamos tener una buena temporada, sin interrupciones. El año pasado, en enero sólo pudimos abrir ocho días». En este momento, la plantilla de la escuela está formada por 30 personas, pero esperan que para el próximo fin de semana puedan estar al completo, con 55 monitores.

Fernando Andrés, responsable de la tienda, taller y alquiler ‘Dimas Esquí’, confía en que el próximo fin de semana sea en el que «de verdad» se note la afluencia. «Por la experiencia que tengo, el primero de cada temporada atrae siempre más a la gente que es esquiadora de verdad, las familias y los que esquían sólo de vez en cuando, tardan un poco más en reaccionar». Aún así, «lo importante es que por fin podemos abrir, aunque no haya mucha gente. Ayer estábamos todos con el gusanillo, algo nerviosos por poder empezar por fin la temporada. Aunque hay poca nieve, al menos tenemos algo a lo que agarrarnos», apuntó.

Reencuentros

Saludos, abrazos y sonrisas. Algunos de los esquiadores que a media mañana se encontraban en el cafetería de El Chivo reponiendo fuerzas, se alegraron de ver a Sergio Díez. Llegó hasta el refugio haciendo travesía. «Vivo en Zaragoza, soy militar, de la Unidad de Emergencias. Estoy en la sección de Montaña, así que muy acostumbrado a los esquís de travesía». Contó que la subida de ayer fue «muy tranquilita» porque iba acompañado de unos amigos. «Hemos tardado una hora o así. La nieve está fantástica y la temperatura también, ni frío ni calor. He podido disfrutar de las vistas. Está siendo un día fantástico». Así lo vivieron también muchos de los aficionados.

Domingo blanco

La estación ha abierto este domingo con un total de 15 pistas disponibles para la práctica del esquí, que suman un total de 15,42 kilómetros. Las condiciones meteorológicas son buenas y la visibilidad en todas las cotas de la estación es máxima.

Según el último parte de nieve de Alto Campoo, están abiertas sus cuatro pistas verdes (Calgosa I y II, y Tobogán I y II), que suman casi 1,8 kilómetros; sus nueve azules (Pidruecos I y II; El Chivo I, II y III ; Río Hijar I y II; Peña Labra, y La Cabaña), con casi 12 kilómetros, y 2 de sus 9 rojas (El Chivo SP I y II), con casi otro kilómetro esquiable.

Están abiertos ocho de sus doce remontes, todos menos el telesquí de El Cuchillón, El Tobogán I, Los Asnos y El Castro. Por el momento, el snowpark y circuito de fondo permanecen cerrados.

En la estación este domingo las condiciones meteorológicas son favorables, con visibilidad máxima en Calgosa y El Chivo, a 1.650 y 1.850 metros, así como en Tres Mares, a 2.125, más cubierto.

La temperatura oscila entre los -1 y los -6 grados centígrados, en función de la altitud, y el viento sopla del norte pero es flojo. La calidad de la nieve es polvo-dura y cuenta con un espesor de entre 30 y 50 centímetros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate