Sólo el puerto de Lunada permanece cerrado por la nieve

video

Imagen de la localidad de Villaescusa de Campoo, nevada esta mañana. / Antonio 'Sane'

  • Tráfico informa que ya se puede circular con normalidad, sin que sea necesario el uso de cadenas, en todas las carreteras de Cantabria

La normalidad ya ha vuelto a las carreteras cántabras. Tras una mañana de complicaciones provocadas por el mal tiempo en algunos puertos de la región e incluso en la A-67, todas las carreteras cántabras se encuentran abiertas al tráfico.

Sólo el puerto de Lunada continúa intransitable, situación en la que permanece desde el pasado 13 de enero a causa de la nieve, a la altura de La Concha.

Las principales complicaciones aparecían por la mañana. La A-67 presentaba algunos problemas para circular, aunque en todo momento ha permanecido abierta al tráfico. La zona en la que la circulación ha estado condicionada por la nieve era el puerto de Pozazal, el tramo entre Lantueno y Mataporquera.

El uso de cadenas era necesario en siete carreteras de montaña, pero a lo largo del día las condiciones han ido mejorando. Según la DGT, había que circular con precaución en el tramo correspondiente al Puerto de Pozazal, que une Cantabria con Palencia, entre el kilómetro 145 y el 117, en ambos sentidos.

Y el uso de cadenas era obligado en los puertos de montaña de San Glorio, Piedrasluenga, Palombera, el Alto del Bardal, los accesos a Fuente De y las carretera autonómica CA-284, a la altura de Mataporquera, y CA-272, entre San Andrés y Polientes.

fotogalería

El centro de Reinosa, este miércoles por la mañana.

La mejora de la situació de los viales cántabros responde a que el temporal ha comenzado a remitir esta tarde.

La alerta por nieve cesó a las 16.00 horas y la del temporal costero se prolongará hasta la noche, pero ni el jueves ni el viernes están previstos más avisos en la comunidad autónoma.

En la costa estará activado el aviso amarillo hasta las 21.00 horas, por viento del oeste o noroeste temporalmente de fuerza 7 y olas de 4 a 5 metros.

Los termómetros han marcado durante la noche del martes y la madrugada del miércoles temperaturas bajo cero en localidades como Camaleño, con -1,3 grados; Reinosa, con -1,1, Tresviso y Cubillo del Ebro, con -0,3 en ambas.

En cuanto a las precipitaciones, en San Felices de Buelna se han acumulado 15,6 litros por metro cuadrado hasta las 9.00 horas y en Camaleño, 11,6 hasta la misma hora.

El viento ha alcanzado su velocidad máxima esta madrugada en Santander, de 51 kilómetros hora y la racha más intensa se ha registrado en Treviso, de 81 kilómetros hora.