Cantabria desactiva todas las alertas ante la tregua ofrecida por el tiempo

La cota de nieve, que ayer arreció por momentos en Reinosa, se situará los próximos días por encima de los 800 metros. / Antonio 'Sane'
  • Los meteorólogos pronostican una leve mejoría los próximos días de viento sur y desactivan todas las alertas

Cantabria desactivó anoche todas las alertas ante la tregua concedida por el tiempo, que experimentará una ligera mejoría a lo largo de los próximos días. De esta manera, tantos los avisos –naranja y amarillo– que estaban activados por nieve en el interior como el aviso –amarillo– que estaba accionado por fenómenos adversos en el litoral quedaron anulados minutos antes de la medianoche sin que quedara constancia de incidencia alguna.

Las alertas por nieve permanecieron activadas hasta las cuatro de la tarde en el centro y el valle de Villaverde, donde llegaron a acumularse hasta 15 centímetros, y en la comarca de Liébana, donde estaba prevista una capa en su caso de unos diez centímetros.

Precisamente la nieve ocasionó los únicos problemas registrados en las carreteras, principalmente a primeras horas del día. Desde muy temprano, la acumulación de nieve obligó a cerrar al tráfico el puerto de Lunada y a circular con cadenas en siete carreteras de montaña: San Glorio, Piedrasluengas, Palombera, el Alto del Bardal, Fuente De y las carretera autonómica CA-284, a la altura de la localidad de Mataporquera, y CA-272, en el tramo San Andrés-Polientes. Igualmente, en la autovía A-67 era recomendable circular con prudencia entre el kilómetro 145 y el 117, que forman el tramo que discurre por el puerto de El Pozazal que une Cantabria con Palencia.

Con el paso de las horas, sin embargo, el trafico rodado fue recuperando la normalidad en las carreteras, donde la Guardia Civil de Tráfico no conoció ayer ninguna incidencia digna de mención.

Y la alerta por fenómenos adversos en la costa quedó anulada pasadas las nueve de la noche, al remitir los efectos del viento del oeste, que alcanzó su velocidad máxima en Santander durante la madrugada (51 kilómetros/hora) y levantó olas de entre 4 y 5 metros.

En cuanto a las temperaturas, los termómetros cayeron por debajo de los cero grados en localidades como Camaleño (-1,3), Reinosa (-1,1) y Cubillo del Ebro (-0,3), y, por último, y por lo que se refiere a las lluvias, a las nueve de la mañana se acumularon 15,6 litros por metro cuadrado en San Felices de Buelna y 11,6 en Camaleño.

Las previsiones

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé una ligera mejoría del tiempo para los próximos días, al menos para hoy y para mañana, cuando se va a producir un aumento de las temperaturas que igualmente vendrá acompañado por la presencia de viento sur.

Para hoy, jueves, los meteorólogos auguran cielo nuboso a menos nuboso en el tercio este de la región y nuboso o cubierto principalmente de nubes medias y altas en el resto. Las temperaturas mínimas no experimentarán ningún cambio o subirán ligeramente y las máximas irán en ascenso.

Y para mañana, viernes, adivinan intervalos de nubes medias y altas y una baja probabilidad de lluvias en el extremo suroeste de la región. La cota de nieve se situará en torno a los 700-800 metros, las temperaturas mínimas no cambian en el suroeste y suben en el resto y el viento será de componente sur, temporalmente variable en la costa.