Castilla y León se suma al proyecto para recuperar el túnel de la Engaña

fotogalería

Interior de uno de los tramos del túnel de la Engaña, completamente inundado. / DM

  • La Junta remite a los ayuntamientos de las Merindades el memorándum para que se adhieran al proyecto elaborado por el Gobierno de Cantabria

Al pie del puerto de Estacas de Trueba, entre Burgos y Cantabria, se encuentra el primer gran túnel ferroviario construido en España durante el franquismo, La Engaña, un gran agujero negro de siete kilómetros, una galería que se perdía gradualmente en las entrañas de la montaña, entre goteras que caen del techo agrietado de hormigón como si alguien se hubiera dejado el grifo abierto. El Gobierno de Cantabria se ha propuesto recuperar esta infraestructura, cuyo coste podría ascender hasta 15 millones de euros y convertirla en un motor económico. El primero paso fue promover, a través de los grupos regionalistas, mociones en los ayuntamientos de los Valles Pasiegos con el objeto de que las administraciones "unan esfuerzos" para "recuperarlo". En esa batalla ya no estarán solos. La Junta de Castilla y León se ha sumado a esta iniciativa y ha remitido a los consistorios de la frontera burgalesa el documento para haber un frente común a la hora de reclamar ayudas estatales.

El consejero de Turismo, Francisco Martín, y su homóloga de Castilla y León, María Josefa García, mantuvieron un encuentro junto a sus respectivos directores generales durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur) para buscar juntos "una alternativa de financiación". Ambas administraciones quieren "convertir la zona en un atractivo turístico y de ocio enfocado al turismo medioambiental y de naturaleza, que permita dinamizar la comarca pasiega y complementarlo con otros productos turísticos centrados en la etnografía y cultura comarcales".

El proyecto, en el que Martín lleva trabajando cerca de un año, tiene una dimensión en todo el entorno. Contempla el asfaltado y el acondicionamiento desde la intersección con Estacas de Trueba hasta la misma boca del túnel, cuatro kilómetros de tierra que se transformarán con hormigón para hacer un vía de dos carriles y un carril bici. La Estación de Yera, donde estaba previsto la instalación del teleférico proyectado por el PP y que fue cancelado por el bipartito nada más llegar al Gobierno, se reconvertirá en un museo del sobao, la quesada y el helado pasiego.

La joya de la corona

Pero, sin duda alguna, la joya de la corona, la actuación más ambiciosa, es la puesta en valor de dos de los siete kilómetros del túnel de La Engaña, algo más de los que transcurren por suelo cántabro, para que vuelvan a ser utilizados por los visitantes. La instalación está completamente destrozada y tiene varios socavones en el tejado. Los técnicos plantean un sistema de refuerzo de hormigón a partir de la boca norte y la instalación del suministro de energía con sensores de presencia para que sólo se enciendan cuando pasen los usuarios. La idea es que por el interior transiten peatones y bicicletas -normales y eléctricas- con la idea de coordinarse con la Junta de Castilla León para impulsar la apertura de los otros cinco kilómetros. De hecho, al otro lado de La Engaña también hay varios proyectos de rehabilitación a falta de captar fondos.

La Junta ya ha solicitado esta semana al Ejecutivo regional que les envíe el texto del memorándum que se haya preparado para recoger el acuerdo de los ayuntamientos cántabros para que los burgaleses hagan lo mismos. "Una vez tengamos el apoyo de ambos territorios, lo siguiente sería enviar una carta a los ministerios de Fomento y Agricultura para solicitar su apoyo", explican desde ambas administraciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate