Llenar el depósito de gasolina es casi diez euros más caro que hace un año

Imagen de la gasolinera de Puertochico, en Santander, el pasado viernes.
Imagen de la gasolinera de Puertochico, en Santander, el pasado viernes. / Antonio 'Sane'
  • El litro de 95 se ha encarecido un 15,7%, una subida que se va por encima del 20% en el caso del gasóleo. Sólo tres estaciones vendían este lunes el diésel por debajo de un euro

La cuesta del arranque del año es mejor subirla andando. Por lo menos, más barato si uno echa un vistazo a los letreros de las gasolineras en Cantabria. El litro de gasolina –la 95, sin plomo– está casi veinte céntimos más caro que hace un año (en concreto, 19,5), lo que supone un 15,7% más para la cartera.

Y la subida del gasóleo para los vehículos que tiran de diésel es aún mayor. Casi 23 céntimos por litro (un 20,1% traducido a porcentajes). Ahí –en el dato del gasóleo– es fácil detectar una de las referencias ‘fáciles’ para que los que acuden a repostar sepan cómo anda la cosa, de las que saltan a la vista rápido. Sólo en tres de las 134 estaciones de servicio de las que el Ministerio de Energía ofrece información en Cantabria el precio del combustible tiene un cero delante. O sea, que únicamente en esos tres establecimientos el litro cuesta menos de un euro.

Cuentas. Con un depósito tipo de cincuenta litros, llenarlo de gasolina sale ahora 9,75 euros más caro que hace un año. La tarifa media de ayer mismo para la 95 era en la región de 1,241 euros por litro. Un panorama muy distinto al de febrero de 2016. En ese mes el litro costaba 1,046 euros, la cantidad más baja de todo el año pasado, lo que ayudó a digerir el gasto navideño (porque en enero las cifras también estaban en niveles más bajos que los actuales). "Permanencia del precio del petróleo en mínimos históricos", señalaban por entonces los expertos que analizan los mercados. A partir de entonces los precios fueron creciendo, aunque hubo variaciones. Subidas y bajadas. Se elevó hasta junio y se contuvo durante el verano (julio y agosto). Volvió a elevarse tras las vacaciones y se redujo pasado octubre. El asunto se complicó desde el pasado noviembre. La decisión de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de frenar la producción de crudo inició la escalada de números. El reflejo es casi inmediato en esas columnas de precios que hay en las gasolineras. Diciembre ya supuso un tirón. Ahora ya está más alto que en cualquiera de los meses del pasado ejercicio.

Para el gasóleo varían los números, pero no la tendencia. El mismo ir y venir entre los mismos meses. Ayer, como media aquí, estaba a 1,134 euros por litro. El año pasado, a 0,906 por estas fechas. Llenar el mismo depósito de cincuenta litros cuesta hoy en día 11,4 euros más. Estableciendo comparaciones, ya a mediados de diciembre un titular de este periódico destacaba que "sólo diez gasolineras de Cantabria venden –vendían– el diésel a menos de un euro". Según el mapa del Ministerio, el grupo ahora ha quedado reducido a tres surtidores. "Los precios del petróleo alcanzaron ayer su nivel más alto desde mediados de 2015 al elevarse más del 4% en la variedad Brent", se indicaba en el texto del artículo.

Diferencias cercanas

En un contexto así, es lógico que los conductores echen números (dejando al margen el debate de marcas o calidades de los combustibles). Porque una cosa es el precio medio en toda la región –hay decenas de páginas web que hacen el cálculo en base a la información diaria– y otra, las tarifas que encuentran en las distintas estaciones de servicio. Varía. Varía considerablemente.

En el caso de la gasolina, de 1,119 euros por litro –el más barato de todo el mapa de la comunidad autónoma, siempre según explica el Ministerio en su repaso diario– a 1,349. Eso significa que dos conductores que este lunes dijeran eso tan típico de ‘lleno, por favor’ pagarían un recibo distinto. De 55,95 euros uno y de 67,45, el otro. Más de once euros de diferencia (en el caso del gasóleo la variación según el establecimiento elegido sería de ocho euros y medio). Esa variación también ha crecido con respecto a lo que ocurría hace unos meses. Es mayor. "En cuanto a los precios no hay nada establecido, es libre y eso abre la vía a que exista mayor competencia especialmente en estos tiempos que corren". Eso explicaba en noviembre Jorge de Benito, presidente de la Asociación Regional de Empresarios de Estaciones de Servicio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate