El verdel espera

fotogalería

El pesquero ‘Siempre al alba’ amarra en el puerto de Santoña. / Andrés Fernández

  • La flota pesquera de Cantabria saldrá a la mar el próximo día 27 para iniciar la pesquería de la caballa. Mar adentro aguardan 6.000 toneladas

La flota pesquera de Cantabria se echará a la mar el próximo día 27 de febrero, lunes, al abordaje de una nueva campaña que se abrirá, como de costumbre, con la costera de verdel. Mar adentro aguardan este año alrededor de seis millones de kilos de caballa –un 7% más que el anterior– y algunas incógnitas que el sector irá despejando conforme avancen las sucesivas pesquerías.

Según indicó este jueves el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández, la costera de verdel se abrirá definitivamente a la flota de barcos de artes fijas el día 27. "Habíamos solicitado que se abriera el día 20, pero, al final, el Ministerio de Pesca nos ha dado esa fecha", precisó Fernández, que recordó que la flota de barcos de cerco "está yendo a caballa desde enero" sin haber sacado del agua cantidades significativas.

De acuerdo con la Orden ministerial que regula el reparto de las posibilidades de pesca de esta especie –y que ha puesto en pie de guerra a los pescadores de la vecina Asturias, que barajan la posibilidad de solicitar ante los tribunales de justicia el cierre de la pesquería de verdel como medida de presión al entender que beneficia "descaradamente" a las flotas de Cantabria y Euskadi–, a Cantabria le corresponde este año una cuota total de 6.000 toneladas, es decir, un 7% más que el anterior. "Es la que nos va a quedar ‘limpia’", una vez descontado el pago en especie de la sanción impuesta por la Unión Europea a España por sobrepesca durante los años 2009 y 2010, multa que se está abonando detrayendo nueve millones de kilos de pesca en el conjunto del país, de manera que la cuota inicial ha bajado de los 33 a los 27 millones considerando que los tres restantes se aplican al bocarte que capturan los barcos de cerco.

Según los cálculos de Fernández, la cuota asignada podría dar de sí dos semanas para los barcos de cerco, a los que se destinarán 2,8 millones de kilos, y cerca de un mes para los de artes fijas, que dispondrán de otros 3,2.

A la espera de un improbable intercambio de cuotas con otros países ("no esperamos nada", reconoce el presidente de la federación), esa será la porción definitiva a la que la flota pesquera cántabra tendrá que ajustarse este año.

A sabiendas ya de estos dos datos, el día de apertura de la pesquería y la cuota de capturas concedida, la flota cántabra aguarda ya la hora de soltar amarras y zarpar poniendo fin así a un parón invernal que se ha prolongado por espacio de más de dos meses.

"Un poco mejor"

Aunque quedan todavía diez días, ya durante la última semana se viene observado cierto movimiento en los principales puertos de la región, donde los pescadores han empezado a poner a punto sus embarcaciones con la esperanza de que las próximas pesquerías, no solo la de caballa sino las de bocarte y bonito, sean "un poco mejores" que las del año anterior.

Ese es, al menos, el deseo de los patrones mayores de las cofradías de Santoña, Laredo, Colindres o San Vicente de la Barquera.

"La mar es impredecible, pero nuestras expectativas pasan por mejorar las cifras de venta del año pasado", admite César Nates (Laredo). "Claro que en este mundo de la pesca no se sabe, así que empezaremos como siempre, con incertidumbre, a ver qué nos depara el verdel y luego a ver cómo vienen tanto el bocarte como el bonito".

En esa línea, José Luis Bustillo (Colindres) confía en que el arranque de la nueva campaña de pesca sea "un poco mejor" que el anterior porque, según él, si por algo se caracterizó 2016 no fue precisamente por la abundancia. Y este año... "vamos a ver, porque el verdel empezó en el mes de enero para los barcos de cerco y no han pescado nada. Solo han traído algo de parrocha". Sardina joven.

También realista, Emilio Bustamante (San Vicente de la Barquera) prefiere esperar a ver cómo discurre la próxima costera de la caballa antes de emitir un diagnóstico sobre el conjunto de la temporada. "Aunque parece que este año la cuota ha aumentado, no tenemos los kilos que quisiéramos", lamenta el patrón mayor, que, como el resto, aguarda con cierta ansiedad la hora de echarse a la mar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate