Fallece una joven tras someterse a un aborto en la clínica Los Lagos de Bezana

La Clínica Los Lagos, situada en Bezana, tiene concertado el servicio de interrupciones del embarazo desde 2013.
La Clínica Los Lagos, situada en Bezana, tiene concertado el servicio de interrupciones del embarazo desde 2013. / Roberto Ruiz
  • La autopsia judicial determinará la causa de la muerte de la mujer, de 32 años, derivada desde el Servicio Cántabro de Salud a este centro concertado

Una joven de 32 años falleció hace justo una semana después de someterse a un aborto en la Clínica Los Lagos, ubicada en Santa Cruz de Bezana, a la que había sido derivada desde el Centro de Reproducción Sexual y Reproductiva de La Cagiga, tal y como establece el acuerdo marco concertado por el Servicio Cántabro de Salud (SCS). Cuestionado por el fatal desenlace, el director médico de Los Lagos, Sergio Muñoz, quiso explicar lo ocurrido: "La paciente vino a someterse a una interrupción voluntaria del embarazo y todo había ido bien, no hubo complicación ni quirúrgica ni anestésica. De hecho, al terminar salió hablando con el personal, pero cuando estaba en la sala de recuperación entró en parada, dejó de respirar".

De inmediato se avisó a una UVI móvil del 061, cuya intervención fue "rápida", según apuntó el gerente del SCS, Julián Pérez Gil, que se mostró "impactado" con "esta lamentable y triste" noticia. "La ambulancia tardó 9 minutos en llegar. El equipo de emergencias procedió a la reanimación de la joven, que pareció que se recuperaba, pero cuando estaban de camino a Urgencias de Valdecilla, sufrió otra parada; aunque se hicieron las maniobras cardiorrespiratorias durante tres cuartos de hora, ingresó muy grave en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde falleció poco después".

Pérez recordó que "el riesgo sanitario, por pequeño que sea, está presente en todo procedimiento". Ahora, será la autopsia judicial la que determine las causas de la muerte. De entrada, una de las hipótesis que se maneja es que sufriera una embolia pulmonar como consecuencia de que el líquido amniótico entrara en el sistema circulatorio, llegara a los pulmones y provocara un colapso que desencadenó un fallo cardíaco.

Sin embargo, Muñoz matizó que este es "sólo un supuesto", ya que "no he conocido ningún caso así tras un legrado en el primer trimestre de gestación", y esta joven estaba embarazada de menos de 14 semanas, que es el límite legal en España para someterse a un aborto libre. "Será el informe forense el que aclare si lo sucedido responde a un problema de salud de la propia paciente o en realidad ha habido mala praxis", añadió el gerente del SCS, quien fue informado del fallecimiento directamente por el dueño de la red nacional de clínicas especializadas a la que pertenece Los Lagos. "Me llamó desde Madrid la noche del miércoles para comunicarme lo ocurrido. No se explican qué ha podido pasar, ha sido muy raro. En toda la historia de este grupo, que cuenta con el centro clínico madrileño de El Bosque, sólo habían sufrido otra muerte antes que esta en toda España, según me contó", dijo.

"No hubo complicaciones"

También "muy afectado" se declaró el director médico de Los Lagos, que defendió que "no ha habido complicaciones ni por parte del ginecólogo ni del anestesista. No se sabe el motivo que ha desencadenado la muerte de la paciente. Será la autopsia la que nos saque de dudas, yo soy el primer interesado en conocer las causas, aunque a veces no se encuentran". El informe forense será definitivo a la hora de que la familia decida emprender acciones legales. Por el momento, a la Consejería de Sanidad no le consta que se haya tramitado reclamación o denuncia alguna por parte de los allegados de la víctima. "Desde el SCS no hemos ordenado investigar lo sucedido, a la espera de lo que diga el juez", dijo Pérez.

Tras declararse "tranquilo" por las consecuencias judiciales que pudieran desencadenarse de este caso, el director médico de la clínica de Bezana aseguró que "lo que realmente me preocupa es que fallezca una chica por una intervención sencilla a simple vista, esto es la medicina". "Nunca habíamos tenido ningún problema, nada absolutamente", defendió Muñoz.

La ley de salud sexual y reproductiva, aprobada en 2010, estableció que las intervenciones voluntarias del embarazo debían hacerse en la red pública o, en su defecto, concertarlas con clínicas privadas. Los Lagos, al igual que la empresa vasca Aluak (Euskalduna), ganó el concurso público en el año 2013. Un convenio que precisamente está a punto de expirar, por lo que la Gerencia del SCS ya está preparando el siguiente acuerdo marco. La elección del centro en el que abortar es decisión personal de las pacientes. En su día, la adjudicación a Los Lagos, la única candidata cántabra que se presentó, supuso evitar los desplazamientos a comunidades vecinas para interrumpir el embarazo. En Cantabria, cada día casi tres mujeres toman la decisión de abortar, lo que supone un millar al año.