Por fin llegó el verdel

fotogalería

En el puerto de Santoña se desembarcaron 200 toneladas de verdel. / Antonio 'Sane'

  • En los dos últimos días, y sin perder de vista los cupos establecidos, se han desembarcado 450.000 kilos. La semana podría cerrarse con el millón de capturas

La flota cántabra desembarcó este miércoles la primera gran remesa de verdel en los principales puertos pesqueros de la región. Las cajas repletas de este pescado de dorso verdoso y vientre plateado se apilaban en los grandes muelles de la región. Con las capturas de los dos últimos días, la costera de verdel, que arrancó a finales de febrero, da ya su pistoletazo definitivo.

¿Cuánto pescado ha entrado a puerto? Miguel Fernández, presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores y patrón mayor de Santoña, estima que, entre ayer y el martes, y teniendo en cuenta los cupos establecidos por barco, la cantidad ronda los 450.000 kilos de verdel para las embarcaciones de cerco de las principales cofradías cántabras. A medida que los barcos completen sus asignaciones, la semana podría cerrarse con un millón de kilos.

La campaña, opina Fernández, "algo más floja" que la pasada, podría extenderse, además de esta, durante las dos próximas semanas. "Para cerco la costera está bien; para anzuelo todavía no está asentada, aunque creo que se asentará si la costera va a más", valora en términos generales.

En Santoña, la costera ha tenido buen arranque. Las embarcaciones amarraron ayer en el puerto con 200.000 kilos de caballa en sus bodegas, tanto de cerco como de anzuelo. "Son datos normales dentro del cupo establecido", indicó Fernández, quien, no obstante, valora como positivo el precio en lonja, donde se ha vendido a una media de entre 80 y 90 céntimos el kilo.

El precio general fluctuó entre esas cantidades. A 85 se vendió en Laredo, donde ayer se desembarcaron 110 toneladas. Fue una jornada ordinaria en términos de capturas. Esa es la apreciación del patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Laredo, César Nates, quien, en la misma línea que el patrón de Santoña, entiende que para los barcos de cerco la campaña de verdel ha empezado "fuerte", mientras que para las artes menores está siendo desigual y con pocas capturas. "La jornada de ayer ha sido normal, los precios no son nada espectaculares". Nates también lamentó que los cupos de la campaña sean "ridículos": en el caso de los barcos de cerco se agotará en dos semanas, y en los de artes fijas en apenas tres. En la costera de este año se ha descontado un millón de kilos.

Primera venta en Colindres

La flota de Colindres se estrenó ayer con la venta de 100.000 kilos de verdel de cerco (a 90 céntimos). Son los datos que aporta Óscar Gutiérrez, secretario de la Cofradía San Ginés. A esto hay que añadir que el martes varios barcos colindreses vendieron también en Laredo y Santoña, dado que no pudieron acceder al puerto.

Seis barcos capturaron el verdel vendido este miércoles en Colindres: ‘Nuevo Torre Quitina’, ‘Bustillo Donosti’, ‘Manuel Padre Segundo’, ‘Nuevo Aires Asón’, ‘Nuevo Collado Lindo’, y ‘San Roque Divino’. Y fue la primera jornada de venta en el puerto. "El martes hubo algo, pero aquí no vendimos nada, y tuvieron que venderlo en Laredo y Santoña", aclaró Gutiérrez. La flota colindresa, continuó explicando, depende de la marea para acceder al puerto. "Hoy, miércoles, han tenido buena marea, les ha cuadrado bien y han entrado aquí", argumentó.

Costera del bocarte

En Colindres también van sumando cifras y cajones de otra de las campañas clave del Cantábrico, la costera del bocarte, que comenzó en el pasado 1 de marzo. En el puerto de Colindres se vendieron el martes 400 cajas de anchoa –unos 3.000 kilos–, procedentes de un barco más pequeño que los seis mencionados, que además se recogió pronto a causa de la rotura de la red, hecho que le permitió acceder al puerto, al contrario que sus colegas.

En Santoña, entre el miércoles y el martes, se subastaron cerca de 70.000 kilos de anchoa, que alcanzaron en lonja una media de 2,6 euros. "Un buen precio", opinó Miguel Fernández. El patrón mayor aprueba el buen tamaño del bocarte capturado, de entre "35 y 36 granos".

Aunque "lo fuerte" de la costera del bocarte no se espera hasta primavera, estas capturas dejan buenas sensaciones. "No es habitual que aparezca la anchoa tan temprano, pero tampoco es algo anormal. Hace tres años los barcos también, cuando salieron a faenar, se encontraron con esta anchoa en el abra de la bahía", muy cerca de casa. No obstante, Fernández explica que se trata de una "punta de pescado" y habrá que esperar hasta abril, cuando el verdel desaparezca, para ver cómo se desarrolla la campaña, uno de los pilares de la Cofradía de la Virgen del Puerto, con la captura del bocarte ya por la banda del este.