De tal dueño, tal mascota

Posado para el recuerdo de las veterinarias que desarrollaron la actividad educativa con los alumnos de 3º del centro de enseñanza Santa María Micaela, de Santander.
Posado para el recuerdo de las veterinarias que desarrollaron la actividad educativa con los alumnos de 3º del centro de enseñanza Santa María Micaela, de Santander. / Antonio 'Sane'
  • La campaña del Colegio de Veterinarios para educar en la tendencia responsable de animales domésticos llegará este curso a doce centros escolares de Cantabria

‘Koko’, un schnauzer miniatura de cinco años, es la mascota protagonista de la campaña ‘Educando a mi dueño’ que desarrolla el Colegio de Veterinarios en doce centros escolares de la región ¿Sabías que la leche sienta muy mal a las mascotas, aunque sean bebés? ¿Y que los huesos que sobran de la comida son peligrosos para nuestros animales y pueden causarles heridas? ¿Cada cuánto toca hacer la revisión veterinaria? ¿Cómo prevenir enfermedades? A estas y muchas más preguntas da respuesta esta campaña, para conseguir un trato más responsable hacia las mascotas que forman parte de las familias.

El mensaje se fundamenta sobre una realidad que a veces los dueños olvidan: "Las mascotas no son juguetes". El Colegio de Veterinarios de Cantabria extiende este mensaje entre los alumnos de 3º y 4º curso de Primaria. Esta semana han visitado el centro concertado de enseñanza Santa María Micaela.

Verónica Ruiz Soto y Raquel López Magaldi son las veterinarias responsables de impartir los talleres. Son especialistas en clínica de pequeños animales y educación para la salud. En cada taller, muestran a los niños cómo se toma la temperatura a un perro o cómo auscultar a un gato, y lo hacen con el ejemplo ‘in situ’ de sus propias mascotas que les acompañan en su exposición.

Con los talleres itinerantes, "tratamos de educar a la sociedad a través de los niños, inculcándoles el respeto hacia los animales y el entorno, evitar el maltrato animal y el abandono", destaca Raquel. "El objetivo es que los alumnos, después de adquirir el mensaje, lo hagan extensivo a sus padres, hermanos o primos", puntualiza.

Explican, por ejemplo, la efectividad de premiar a los perros: "Para que dé la patita, salude o haga sus necesidades en un rincón, hay que enseñarles a base de una educación positiva, premiando las buenas acciones con ‘chuches’", señala Verónica.

Esta campaña alcanzará a 843 niños a lo largo de los próximos meses en las visitas a los centros Quinta Porrúa, Gerardo Diego, San José de Santander, Santa María Micaela, Haypo, Verdemar, Cabo Mayor, Fernando de los Ríos de Torrelavega, Atalaya, Torrevelo-Peñalabra, Jesús Cancio y Purísima Concepción.

La actividad comienza con un debate sobre los cuidados que requieren los animales, las normas cívicas de convivencia en el hogar y la ciudad, la identificación con microchip, los consejos sanitarios, el registro sanitario y los animales considerados potencialmente peligrosos.

Los alumnos de Santa María Micaela se mostraron muy participativos, contando ejemplos de cómo cuidan ellos a sus mascotas. Después de la charla, se desarrolla un juego con los niños sobre la utilidad del microchip y el registro de los animales para localizar a los propietarios en caso de extravío. También se hace hincapié en la labor social que llegan a desempeñar distintas especies, como los perros de salvamento o los perros, caballos y delfines que participan en terapias.

Concurso

Forma parte del programa un concurso de dibujo en grupo, en el que el colegio ganador disfrutará de una jornada especial en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, y los que obtengan el segundo y el tercer premio, de una visita a una explotación ganadera, donde podrán ver de dónde procede la leche.

Otro de los puntos clave de la charla son las razas potencialmente peligrosas. Las veterinarias explican a los escolares que "no hay razas peligrosas sino dueños potencialmente peligrosos que educan a sus animales para que sean agresivos". Estas profesionales, miembros de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cantabria y la clínica veterinaria Boovet afirman que, "si un pitbull está bien educado, tendrá un buen carácter y será cariñoso, pero si su dueño le educa para hacer daño, entonces se convertirá en un arma letal por su estructura anatómica. Pero dependerá del dueño".

La directora titular del centro de estudios, hermana Julia Beloqui Lusarreta, y la jefa de estudios, Isabel Gómez Hibars, comentaron lo satisfactoria que había resultado la actividad: "Los alumnos han estado encantados con el taller. Tener por un día en clase una mascota real como ‘Koko’ es novedoso y divertido".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate