El nuevo jefe de la Policía en Cantabria fue condenado en 1994 por torturas y detención ilegal

Héctor Moreno García.
Héctor Moreno García. / DM
  • Revilla ha mostrado su "profunda preocupación" por el nombramiento de Héctor Moreno García y ya ha pedido explicaciones al ministro del Interior

El nuevo jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía en Cantabria, Héctor Moreno García, fue condenado en 1994 por torturar y detener ilegalmente a siete personas. Como publicó entonces El País, los hechos ocurrieron la noche del 29 de abril de 1982, cuando siete agentes que patrullaban en coche camuflado el barrio de Malasaña detuvieron a varios transeúntes "sin causa alguna", a juicio de los magistrados.

El nombramiento de Moreno García como máximo responsable del CNP en Cantabria se produjo el pasado 6 de abril, aunque el hasta ahora comisario jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional no se ha presentado en Cantabria, según ha podido confirmar este diario.

Este miércoles, Público destapaba el pasado del nuevo jefe superior de Policía de Cantabria, subrayando además que fue indultado cuatro años después de su condena por el Partido Popular de José María Aznar.

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha pedido explicaciones formales al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, por el nombramiento de Moreno García, a la vista de las informaciones difundidas sobre la condena que sufrió en 1994 por delitos de torturas y detención ilegal.

En una carta remitida este miércoles a Zoido, el presidente expresa su “profunda preocupación” ante este nombramiento y recuerda que la trayectoria de la Policía Nacional en Cantabria “ha sido siempre intachable y la Jefatura del Cuerpo ha estado ostentada en todo momento por mandos de indudable valía profesional, con comportamientos irreprochables e irrefutables convicciones democráticas”.

A su juicio, esta trayectoria “puede verse ensombrecida por las dudas que suscita la responsabilidad encomendada a una persona condenada por la Audiencia Provincial de Madrid a la pena de inhabilitación especial por torturas y detección ilegal de siete personas”.

Aunque Moreno García recibió el indulto del Gobierno presidido por José María Aznar en 1998, Revilla considera que la gravedad de los hechos por los que fue condenado despierta “serias dudas sobre la idoneidad de su nombramiento”, razón por la que pide al ministro una explicación sobre las razones que le han llevado a decidir su designación como máximo responsable de la Policía en Cantabria.

Podemos denuncia el nombramiento

Los responsables de Podemos en Cantabria también se han mostrado "alarmados" ante el nombramiento de "un torturador” como jefe de la Policía Nacional de Cantabria. Podemos explica en un comunicado que "la Policía, como todos los cuerpos de seguridad del estado, debe ser un ejemplo de servicio público para la protección de los derechos fundamentales de la ciudadanía". De ahí sus duras críticas hacia el nombramiento: "Que se nombre a un torturador condenado a 48 años de inhabilitación especial por maltratar a peatones que estaban celebrando las fiestas del barrio de Malasaña en Madrid es una mancha que ni los cántabros ni las fuerzas de seguridad de nuestra Comunidad Autónoma merecen”.

Pese a la afirmación de Podemos, esos 48 años son el resultado de sumar las condenas de los cinco policías que fueron hallados culpables. A Héctor Moreno García le correspondían, como autor de un delito de torturas, la pena de un mes y un día de arresto mayor y seis años y un día de inhabilitación especial; por dos delitos de detención ilegal, dos penas de un mes y un día de suspensión; por una falta de lesiones, la pena de quince días de arresto menor; y por dos faltas de malos tratos, dos penas de quince días de arresto menor, con las accesorias de suspensión de todo cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de la condena.

La preocupación, señalan desde Podemos Cantabria, es aún mayor cuando el caso de Héctor Moreno García es "un ejemplo claro de los brutales recortes en las libertades civiles que han ido llevando a cabo los sucesivos gobiernos del PP: en primer lugar, el Gobierno de Aznar indulta a cinco torturadores, y posteriores gobiernos del PP conceden a uno de ellos ascensos a los puestos más altos".

En este sentido, dice el partido morado, contrasta cómo desde el Ministerio del Interior, primero con Fernández Díaz y ahora con Zoido, "se persigue cada vez con más ahínco la libertad de expresión mientras se indulta y asciende a quienes se han saltado las leyes agrediendo a civiles y han sido condenados por ello".

Mientras en Cantabria se condena a la población civil por rehabilitar el espacio Argumosa, se persigue judicialmente a quienes sostienen que #PreguntarNoEsDelito o se utiliza la Ley Mordaza contra los miembros de la PAH, “el Ministerio del Interior sitúa a un torturador al frente de nuestra policía para enviar un mensaje claro a la población civil”.

Podemos Cantabria asegura que no se va a callar ante esta situación, y llevará a cabo todas las medidas en su mano para que este nombramiento no se lleve a efecto o se revoque. “Cantabria es una tierra pequeña pero muy digna y desde la formación morada no van a permitir que un torturador manche ni el nombre de Cantabria ni el de su Policía”.