Los médicos urgen soluciones para la Atención Primaria, "la esclava de la sanidad"

Una médica atiende a un paciente.
Una médica atiende a un paciente. / Fotolia
  • Reclaman refuerzos de la plantilla para paliar la "tremenda precariedad laboral" que "empuja a la fuga de profesionales e impide dar asistencia de calidad a los pacientes"

Para paliar la "tremenda precariedad laboral" y la "sobrecarga" que soportan los médicos de familia y pediatras en los centros de salud de Cantabria "se necesitaría incorporar 200 nuevos facultativos" a la plantilla actual, integrada por 517. La reivindicación la lanzaron ayer las organizaciones que representan a los profesionales de "la gran esclava de la sanidad de Cantabria", como la denominó el secretario general del Sindicato Médico, Vicente Alonso. Por tercer año consecutivo, con motivo del Día de la Atención Primaria, el Colegio Oficial de Médicos de Cantabria y varias sociedades y asociaciones exigieron al Gobierno regional una mejora de las condiciones de trabajo. Esa es la única solución, apuntaron, para garantizar "una asistencia de calidad a los pacientes" y evitar la fuga de médicos a otros destinos.

Solo en el último año abandonaron Cantabria, atraídos por ofertas profesionales más atractivas, 48 médicos de distintas especialidades. "Más que por el sueldo, el motivo principal de esta huida es la falta de estabilidad", admitió el subdirector de Recursos Humanos del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Alfonso Romano, que no niega que "debemos ser capaces de dar respuesta a las necesidades de la plantilla con procesos selectivos de personal de forma periódica". Ante las crecientes dificultades para encontrar candidatos con los que cubrir las bajas, vacaciones e, incluso, las salidas por jubilación, la Consejería de Sanidad se vio forzada a modificar la ley para poder contratar al personal extracomunitario, que hasta ahora podía recibir la formación MIR en el sistema público pero tenía cerradas las puertas a la bolsa de contratación.

Una medida que el SCS admite que "no resuelve el grave problema del déficit de profesionales", pero que se confía en que lo alivie al menos. Aunque hasta la fecha no se ha contratado ninguno, Romano mantiene que se cumplirán las previsiones y en mayo se producirán las primeras incorporaciones. "No ha habido un efecto llamada. Solo hemos recibido cinco peticiones, tres de médicos de familia y dos de especialistas, a la espera de que termine la promoción de MIR de este año, donde 17 de los 35 médicos de familia son extracomunitarios".

Las organizaciones del Foro de Atención Primaria, que han plasmado sus reivindicaciones en un decálogo, denunciaron ayer en rueda de prensa que los médicos de familia son especialistas, al igual que en los hospitales, pero "tienen un tratamiento diferente con unas condiciones más precarias y menos medios materiales". Esa situación, sumado a que la interinidad se ha disparado en los últimos años, por el bloqueo de la tasa de reposición impuesta a nivel nacional, ha empujado a muchos profesionales "a marchar" a trabajar a otros países como Portugal, Inglaterra o Alemania. Y la situación se complicará, advierten, con las "jubilaciones masivas" que se avecinan en cinco o seis años.

Pediatras "quemados"

La vocal de Atención Primaria de la entidad colegial, Montserrat Mantilla, indicó que se están dando pasos para que haya, al menos, una asignatura optativa en la facultad de Medicina del área de Atención Primaria, que esperan que se implante para el próximo curso, y detalló que en "lo único en lo que se ha avanzado y un poco es la oferta pública de empleo en la especialidad de pediatría". Aunque, en este sentido, el presidente de la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria, Alberto Bercedo, alertó del empeoramiento de las condiciones laborales el último año y criticó la "falta de sensibilidad, de tacto y de negociación" de la administración sanitaria, que lo único que está consiguiendo es que los profesionales estén "quemados". Según apuntó, "los pediatras tienen que autocubrirse, incluso moviéndose de un centro a otro, y no cuentan con sustituciones".Asimismo, Bercedo aseguró que estos profesionales soportan la situación ante "presiones y alguna forma de chantaje".